La época de las fiestas es un momento perfecto para incluir platillos de influencia Latina para darle un toque diferente a la cena tradicional de la Navidad. Yo crecí con la tradición del pavo, el relleno y la salsa de arándanos pues en el estado donde me crie en México la influencia americana también llega a la mesa durante esta época. Ahora viviendo en la Florida y teniendo a mi familia cubana la celebración es diferente pues los platillos que se ofrecen en la cena navideña son el pernil y el congrí. Para integrar los sabores de México a la tradición Caribeña de la familia de mi esposo me gusta incluir un platillo que haga honor a la cocina mexicana y una de mis recetas preferidas para esta celebración es el pavo en chile colorado muy fácil de preparar y queda rico, como para chuparse los dedos. ¡A cocinar!

Tiempo de preparación: 2 horas

Sirve 6 a 8 personas

INGREDIENTES

1 pechuga de pavo de 3 libras sin congelar

8 chiles guajillos limpios

3 dientes de ajo

1 cucharada de orégano seco molido

1 cucharada de comino molido

1 ½ cucharaditas de sal marina

2 cucharaditas de aceite de oliva

2 tazas de agua

Comienza preparando la salsa de chile colorado, para la cual necesitas una cazuela honda en donde colocarás los chiles guajillos (sin el rabito), el ajo y las dos tazas de agua. Cocina los chiles hasta que estén blandos. Deja que se enfríen por unos minutos y licua usando la misma agua en donde se hirvieron hasta conseguir una pasta homogénea, agrega el orégano, el comino, el aceite de oliva y la sal. Prueba y si necesita un poco de más sal agrega al gusto. En un refractario hondo coloca la pechuga de pavo y baña con la salsa de chile guajillo. Cubre con papel aluminio y hornea a 410 grados Fahrenheit por una hora y media. El pavo estará listo cuando alcance una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit. Cuando este cocida la pechuga de pavo saca del horno y deja que se enfríe por unos minutos antes de cortar. Esta receta de pavo en chile colorado combina muy bien con una guarnición de puré de papas al gratín.

Puedes reemplazar el pavo por un pollo entero y sigue el mismo método con la excepción de que el pollo estará listo en 45 minutos. Este platillo no es picante.