SAN DIEGO.- Aunque el plazo último para que la población asegurada se registre vence el 31 de marzo de este año, a partir del 1 de enero entró en vigencia el Acta de Cuidados a la Salud (Federal), popularmente conocido como ‘Obamacare’.

En una teleconferencia ofrecida el último día del 2013 y encabezada por la Secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, dijo que en su arranque, desde el 1 de octubre a la fecha, se habían registrado en el país más de 2 millones de personas.

Sin ofrecer datos nuevos o que permitan despejar las numerosas dudas que aún prevalecen entre los miembros de la comunidad latina sobre la reforma de salud, la titular del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), aseguró que millones de americanos ahora “tienen acceso a una salud de calidad”.

Ejemplificó con el caso del latino Marcelo Campos, quien reside en La Florida y es miembro de una las llamadas familias de barrio o comunidad (families of neighborhood) ahora forma parte de quienes son protegidos por esta nueva reforma.

“Es una ley que se encuentra disponible y accesible para todos los americanos”, al señalar que el universo que podrá alcanzar la nueva reforma es de unos 6 millones de americanos.

Por su parte Phil Schiliro, consejero de salud para la Casa Blanca y quien jugó un rol central para empujar la iniciativa dentro del congreso estadounidense, dijo que “hoy (1 de enero 2014) es un nuevo día para los millones de estadounidenses que finalmente tienen la seguridad que viene de calidad, la cobertura de salud asequible. Y aquellos que ya tienen seguro de salud tendrán una mejor cobertura, más confiable que nunca. A partir de ahora, los estadounidenses asegurados no se verán obligados a posponer una revisión médica o preocuparse de ir a la quiebra si se enferman”, sostuvo.

Y precisó que “si bien hay mucho más trabajo por hacer, a partir de hoy , ninguna familia se le negará la cobertura debido a una condición pre existente como la presión arterial alta o el asma. Las mujeres ya no pueden cobrar más que los hombres por la misma cobertura”

Indicó que “ningún estadounidense tendrá que preocuparse de que la pérdida de un trabajo significa que usted no puede obtener cobertura de salud. Y las pequeñas empresas pueden calificar para recibir más ayuda financiera para pagar por nuevas opciones de cobertura asequibles para sus empleados”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com