Hoy en día los niños se ven sujetos a cargar libros y mochilas pesadas, pasan muchas horas sentados frente el ordenador o en la silla de estudio con una mala postura. Estas situaciones pueden hacer que la columna vertebral se vea afectada, adquiriendo hábitos posturales incorrectos.

La práctica de Pilates es un trabajo totalmente diferente a cualquier disciplina. Ayuda a mejorar la concentración mental y la forma física. Manteniendo una musculatura fuerte que favorecerá una posición correcta de nuestra espina dorsal. El método Pilates creará una conciencia corporal óptima para fomentar hábitos saludables, desarrollando una educación corporal muy completa donde se trabajará desde un todo, cuerpo, mente y espíritu.

La visualización del ejercicio ayudará a fomentar la imaginación del niño y de esta manera comprenderá con mayor facilidad su ejecución. Si realizamos Pilates a través del juego se podrá crear un vínculo e interés, involucrándolo en una rutina de ejercicios que beneficiará su higiene postural. El secreto para tener éxito está en instaurar una buena conciencia sobre la respiración. Esto ayudará a los niños a saber relajarse y controlar sus emociones, ayudando a cuidar el buen descanso.

Esta disciplina les servirá para encontrar un equilibrio y bienestar para su cuerpo y mente. Si deseas que tus hijos practiquen este método te recomiendo que busques un instructor cualificado para la enseñanza del mismo. El objetivo será incrementar su fuerza muscular, resistencia, flexibilidad, coordinación y equilibrio para que sus actividades del día a día se vean beneficiadas.

¡Escucha tu cuerpo, haz Pilates!

Te invito a visitar mi blog: newlymami.wordpress.com

Puedes seguirme en Facebook y Twitter @newlymami