A veces sus hijos no dejan de pedirle una mascota. Hay varias razones para traer una a su hogar. Además del amor y compañerismo que trae una mascota, tener una puede ser una buena manera enseñar a sus hijos responsabilidad.

A primera vista, los niños no entienden cuánto trabajo conlleva ser dueño de una mascota. Pero al enseñarles maneras interactivas de cuidar a sus nuevos amigos puede producir orgullo e inculcar responsabilidad que es difícil encontrar en otras actividades diarias. Aquí tiene algunos consejos para hacer las lecciones fáciles y divertidas para los niños.

Explique las necesidades de los animales: Las mascotas necesitan muchas de las mismas cosas que los humanos necesitan, como comida, agua y refugio. Explique estas necesidades y como ayudan a mantener sano a su nuevo amigo y que hay ciertas reglas que se deben seguir de una manera sencilla.

Haga una rutina de limpieza: Un ambiente sano y limpio es necesario para las mascotas de todas formas y tamaños. Divida las responsabilidades y asigne tareas diferentes a cada niño, tales como asegurarse de que la zona donde se encuentran los boles de comida y agua, jaulas y cajas de arena para gatos estén limpias y bien mantenidas. Para los gatos, use un producto como Arm & Hammer Ultra Last Clumping Cat Litter (www.ultralastlitter.com), es ideal porque es de larga duración y mantiene las cajas de arena oliendo limpias gracias a poderosos destructores del olor.

Cree un horario divertido de alimentación para su mascota: Al igual que el desayuno o la merienda al llegar de la escuela, también los animales necesitan alimentos durante el día. Desarrolle un horario de alimentación para la mascota con sus hijos para que entiendan la importancia de los las horas específicas de alimentación. Un horario semanal colgado en la pared es una manera divertida de controlar las comidas. Simplemente decore una pizarra para marcadores y asegúrese de tener suficientes pegatinas de animales y marcadores de colores brillantes a mano.

Déles mucha atención: Las mascotas requieren mucha atención. Desde afección diaria a ejercicio regular, haga tiempo para jugar e interactuar con las mascotas. No deben ser olvidadas.

Designe un lugar especial para las mascotas: Como sus dueños, a las mascotas les encanta tener su propia área para relajarse. Deje que los niños escojan los accesorios para su nuevo amigo – tanto si es una cama magenta para el perrito o un diseño inspirado en el mar para el fondo de la pecera. Si su amigo es un felino, recuerde que ellos requieren un área especial para la caja de arena. Asegúrese que este área esté bien mantenida con los productos apropiados. Es una manera importante de mantener a un gato feliz.

Practique ser el dueño de una mascota: Si su familia todavía no tiene una mascota, considere practicar ser el dueño. Pida a los vecinos o la familia cuidar de su mascota un fin de semana. Encargue a sus hijos ayudar a cuidar del animal, para que se den cuenta de lo que conlleva. También, le ayudará a saber si es la decisión apropiada para su familia.

Siguiendo estos consejos puede asegurarse de que las mascotas reciben la mejor atención posible y también les enseña a los niños habilidades importantes para la vida. Sus hijos disfrutarán demostrando que son miembros responsables y confiables de la familia.