SACRAMENTO.- En medio de los incendios que han causado destrozos en varias comunidades del condado de Los Angeles y la escasez de lluvia resentida en los últimos años, el gobernador Jerry Brown declaró a California en estado de emergencia debido a la sequía.

El actual se considera uno de los inviernos más secos en la historia de California, lo cual fue expresado por el ejecutivo estatal con la siguientes palabras:

“Estamos en una situación sin precedentes, muy seria, y las personas deben hacer una pausa y reflexionar sobre lo dependientes que somos de la lluvia, de la naturaleza y de los demás”.

Durante su intervención frente a decenas de periodistas, el gobernador Brown solicitó la colaboración de los californianos para que, en la medida de las posibilidades, ahorren el vital líquido.

A manera de ejemplo dijo que son tales los efectos de la devastadora sequía que ha decidido que se dé transferencia en el uso de agua entre los agricultores; es decir, que aquellos campesinos que requieran agua y estén dispuestos a pagar por ella, la puedan obtener de otros que no la requieren tanto en este momento.

Cabe recordar que el 27 de diciembre del 2013 el Departamento de Agricultura de Estados Unidos declaró a 27 condados de California como zonas prioritarias de desastre natural debido a la sequía.

Tom Scott, experto del Departamento de Recursos de la Universidad de California, advirtió que no hay buenos pronósticos para la agricultura y los recursos naturales del estado debido a la sequía, que podría desencadenar una temporada de incendios forestales de la magnitud de las que tuvieron lugar en los años 2003 y 2007.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com