Pachuca (México).- Tras convertirse en todo un icono de la cultura popular mexicana gracias a la canción de Los Tigres del Norte, Camelia la Tejana llega ahora a las pantallas de televisión con una telenovela que cuenta la vida de esta narcotraficante vengadora.


Un restaurante de carretera ubicado en la céntrica ciudad de Pachuca, que recrea un «dinner» de San Antonio (Texas) de los años 70, es uno de los lugares elegidos para rodar esta serie que se estrenará en febrero en la cadena Telemundo.


Según explicó a Efe su director, Carlos Bolado, este ha sido uno de los mayores retos de la serie, el de «construir los mundos» en los que transcurre esta serie que cuenta la historia de Camelia, una joven pacífica y tranquila cuyo mundo se revoluciona al conocer al narcotraficante Emilio Varela.


Tras construir el entorno del asesinado candidato presidencial Luis Donaldo Colosio en la cinta «Colosio, el asesinato» (2012) y la lucha estudiantil de los sesenta con «Tlatelolco, verano del 68» (2013), el director mexicano fue elegido esta vez para recrear la historia que popularizaron Los Tigres del Norte con su canción «Contrabando y traición».


Bolado decidió crear «un mundo de calor», con «muchos ventiladores», para reflejar el ambiente agobiante de esta joven cuya vida se conoce solo hasta el fin de la canción, pero que ahora se sabrá lo que le pasa después.


La mexicana Sara Maldonado ha sido la elegida para interpretar en esta telenovela a Camelia, una mujer apasionada «que tiene todas las emociones reprimidas, que es obediente, de valores, con ilusiones y que conforme transcurre su historia empieza a sacar realmente su carácter», contó la actriz a Efe.
Y se convierte en «una mujer que tiene un carácter muy fuerte, de decisiones, de convicciones, de sangre caliente» porque conoce a Emilio y ve en él «todas las cosas que tenía reprimidas y decide confiar en él y realmente vivir las cosas que le emocionan y le gustan».
Interpretado por el mexicano Erik Hayser, Emilio Varela «es un hombre astuto, aventurero, que es capaz de hacer lo que sea para poder conseguir lo que quiere» y que «todo lo mueve a través de la seducción, a través del encanto».


Para realizar este papel, explicó a Efe el actor, necesitó «muchos meses de preparación» que comenzaron con «un proceso de investigación de cómo se vivía en los setenta en el norte del país», de leer libros «de todo el tema del narcotráfico desde sus inicios hasta la época actual».


Puesto que no hay referencias reales de que Varela haya existido, Hayser tuvo «la libertad creativa para poder abordar el personaje» y darle «ciertos matices» a este delincuente que «no es tanto un narcotraficante como tal, sino un criminal de segunda que trata de abrirse paso».


En opinión del actor, lo que podrá verse en esta serie es un reflejo de «cómo comenzó el narcotráfico en nuestro país y cómo fue creciendo hasta convertirse en la pesadilla que es a día de hoy».
»Me parece que al espectador hacemos como si le pusieras un espejo y pudiera ver su propia realidad. Y al darse cuenta de cómo ha ido creciendo y cómo están conectadas las cosas puede haber por ahí una denuncia», añadió.
Lejos de presentar a los personajes como héroes pese a que su vida es traficar con drogas, contó Hayser, la serie hace justicia y cada uno de los personajes recibe un castigo proporcional a sus maldades.