Ante las situaciones de cambio o crisis resulta mas productivo dejar de refugiarnos en la zona de confort psicológico, la de lo conocido, y adentrarnos en la del aprendizaje, que nos permitirá desarrollarnos en el futuro. Quienes aceptan este reto no suelen arrepentirse!

Los dichos de “mejor malo conocido por bueno por conocer” o “es preferible pájaro en mano que ciento volando”, pueden ser nuestros saboteadores interiores, cuando afrontamos una situación adversa o buscamos prosperar en un entorno incierto, porque nos anclan en el pasado, el temor e inmovilidad.

Así pueden resumirse las ideas clave del equipo de la Asociación Mentes Abiertas, AMA (www.mentesabiertas.org) y del psicólogo italiano Roberto Crobu, director de ”prima Coaching (www.optimacoaching.es) , quienes coinciden en que para alcanzar el Éxito y cambiar nuestra vida, necesitamos salir de la denominada Zona de Confort (ZdC),según manifiestan a Efe.

De las afirmaciones de AMA y Crobu también se deduce que, en vez de sobrevivir en la comodidad y falsa seguridad mentales de la ZdC, es mas fructífero abrazar lo nuevo y desconocido, donde aguardan las salidas y las soluciones insospechadas, ya que al marcharnos de la senda mas trillada y explorar otras nuevas, aparecen alternativas insospechadas.

Los ‘coachs’ o asesores emocionales definen la ZdC como aquel estado mental o espacio psicológico donde nos sentimos seguros, en el que controlamos y conocemos todo o casi todo, y donde creemos que nada se nos escapa.

Según los expertos, la ZdC es aquella parcela del mundo o de la realidad donde nos movemos con comodidad, porque lo hemos aprendido todo de ella, la dominamos y todo nos resulta familiar, ya sea en el ámbito personal, familiar, laboral, social o de pareja.

Es una zona en la que quizá las actividades, situaciones o la vida que llevamos no sean agradables e incluso nos causen malestar, pero a la que nos adaptamos mediante una serie de conductas e ideas que consiguen un nivel constante de rendimiento sin asumir riesgos, de acuerdo a los conocedores de la mente.

Para la Psicología, la ZdC es una forma grafica de definir al conjunto de limites que se autoimpone una persona, y que termina por confundir con el marco de su propia existencia, acomodándose a ese entorno conocido y renunciado a tomar iniciativas que le permitan modificar su vida.

Además de la ‘Zona de Confort’ los profesionales de AMA destacan la importancia de la llamada ‘Zona de Aprendizaje o Desarrollo Próximo’, ZdA, ya que aseguran- “ambos conceptos son importantes de cara a las situaciones de cambio o crisis”.

La zona de confort es aquella formada por las capacidades y habilidades que hemos ido adquiriendo a lo largo de la experiencia vital, que nos permiten adaptarnos al entorno en el que nos encontramos, indican los expertos.

El reto del riesgo

Según estos profesionales por lo general, la ZdA es vivida como un constante reto, contiene todos los ingredientes para que podamos aprender, situaciones novedosas donde poder desplegar las capacidades y habilidades que tenemos.

Según AMA, es la vivencia de nuestros propios limites la que produce el estrés y, si el nivel de estrés que nos genera un cambio o crisis esta muy por encima de nuestras capacidades para afrontarlos, la ZdA parece inalcanzable y ello genera fatiga, con una consecuente caída de la motivación.

En cambio, según AMA, si el estrés es tolerable, indicaría que estamos en la ZdA Optima, donde los errores se convierten en situaciones para la mejora de nuestras capacidades y la adquisición de nuevas habilidades, y los aciertos intermitentes generan suficiente satisfacción para mantener la motivación.

Un factor que favorece la entrada en la ZdA son, según AMA, las actividades gratificantes, ya que es muy importante alcanzar un equilibrio entre las actividades diarias que hacemos por deber o por obligación y las que llevamos a cabo por el mero placer que nos produce el realizarlas.

Por ejemplo, en el arduo, y a veces frustrante, proceso de buscar empleo, es importante elaborar un horario y separar los tiempos dedicados a la búsqueda de los tiempos dedicados a uno mismo. Es conveniente realizar diariamente alguna actividad que nos produzca placer en si mismas, aconseja AMA.

Para adentrarse con mayor seguridad y confianza en la ZdA, también es fundamental la búsqueda de apoyo, dice AMA.

Para esta Asociación, ante los momentos difíciles, “nos podemos sentir paralizados, encaminados hacia el ensimismamiento en la búsqueda de explicaciones que den sentido a nuestra situación, con sensaciones de culpa o vergüenza y sin ser capaces de mirar mas allá de nuestras barreras mentales”.

En el camino del cambio

En esta situación, se hace imprescindible buscar apoyos en nuestro entorno, que nos aporten una perspectiva mas abierta sobre nuestro propio estado, nos alivien en la soledad del momento con afecto y comprensión y nos puedan trasladar ayuda material si se encuentran en condiciones de hacerlo, destacan.

El contar con gente cercana, como familiares, amigos y compañeros, nos confortara para no sobrellevar solos la carga y para sentir que podemos hacer frente a los problemas aunando las fuerzas de nuestra red social, señala AMA.

En la medida en que el reto sea un poco superior a las posibilidades que nos permiten nuestras habilidades, sentiremos la actividad como estimulante y retadora, y con mas facilidad estaremos dispuestos a salir de la zona de confort, señala.

Omar R. Goncebat

EFE/REPORTAJES