TIJUANA.- Con un llamado a que no se continúe exponiendo la vida de los inmigrantes que cruzan al país en busca de trabajo, inició la IX Marcha del Migrante.

Sólo a principios del 2012, ya se contabilizaban 5,595 personas muertas en su intento de cruce, de acuerdo con la organización National Foundation for American Policy.

La marcha, programada del 2 al 6 de febrero y organizada en forma tradicional por el grupo activista Angeles de la Frontera, en esta ocasión significó un recorrido a los municipios de Tijuana, Rosarito, Ensenada, Tecate y Mexicali, Baja California.

Luego de haber salido de su oficina del centro de San Diego, el contingente se reunió en el Monumento Internacional de Playas de Tijuana y Friendship Park (Parque de la Amistad).

En ese sitio tuvo lugar el servicio de comunión, en el que los asistentes cumplieron con la liturgia cristiana probando el pan y el vino, en un evento muy emotivo en el que tomaron parte residentes de ambos lados de la frontera.

Enrique Morones, director de Angeles de la Frontera, recordó que el inicio de la marcha coincide con una fecha histórica: el 2 de febrero de 1848 en el que los gobiernos de Estados Unidos y México firman los Tratados de Guadalupe Hidalgo, “con los que Estados Unidos invadió México y se llevó la mitad de nuestro territorio”.

Esta fecha, dijo, tiene una connotación cristiana, pues representa los 40 días posteriores al nacimiento de Jesús, y que se ha convertido en una tradición popular conocido como El Día de la Candelaria.

Agregó que la Marcha Migrante “la hacemos cada año y el mensaje es el respeto a los derechos humanos de los migrantes”.

Parado frente al Monumento Internacional y la barda metálica que separa a los residentes de Playas de Tijuana y los visitantes del Parque de la Amistad, destacó que este movimiento nació como protesta a la ley HR 4437.

The Border Protection and Ilegal Inmigration Control Act, HR 4437), buscaría atacar el terrorismo y fue promulgada por el congreso estadounidense en 2005.

“Este año no queremos ninguna muerte más y ninguna deportación más. Seguimos buscando una reforma (migratoria) pero queremos una reforma justa, no queremos más migras, lo que queremos es justicia’, dijo Morones.

Entre los sitios visitados por el pequeño contingente de Angeles de la Frontera destacan el orfanatorio de Playas de Tijuana, el desayunador del Padre Chava, la Casa del Refugio “Micaela Saucedo” y la Casa del Migrante en la vecina ciudad y Tecate, finalizando el jueves 6 de febrero en el cementerio de Hotville, en Caléxico, California.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com