SAN DIEGO.- Hasta ahora los casinos en San Diego han creando un emporio económico cobijados en su sistema especial de autogobierno o gobierno autónomo.

Sin embargo, en algunos casos su ciclo empieza a evidenciar crisis, manifestado en el reciente cierre del Casino Santa Ysabel y el conflicto laboral surgido en Pauma Casino.

El Casino Santa Ysabel cerró sus puertas en medio de una lucha financiera de casi siete años, un impacto económico generado por la recesión y su aislada ubicación.

No obstante, directivos de la empresa culparon al Condado de San Diego de “intransigente” por negarse a autorizar un refinanciamiento que le ayudara a realizar obras para una mejor imagen.

El presidente de la Tribu de Santa Ysabel, Virgilio Pérez, aseguró que “siempre nos hemos esforzado por cumplir con todas nuestras obligaciones y servir a la comunidad, como un socio corporativo”.

Como es sabido, el casino abrió sus puertas en abril del 2007, cerca del cruce de las rutas estatales 76 y 79, teniendo como escenario el bello lago Henshaw, con 349 máquinas tragamonedas, pero 6 meses más tarde (en octubre) fue golpeado por los incendios y el inicio de la recesión a nivel nacional.

La lejanía de su ubicación, le obligó a que la empresa se declarara en proceso de reorganización por bancarrota, a partir del 2012, pero las autoridades competentes le negaron el recurso de la quiebra, lo que la llevó a aumentar su pasivo (deudas) por una cantidad aproximada a los $50 millones.

COMPROMISOS LABORALES

El cierre del casino Santa Ysabel deja a 115 personas sin empleo, además de que se pierde una fuente laboral para el Departamento de Bomberos de la Reservación, entre otras implicaciones sociales

En una situación no menos complicada se encuentra Casino Pauma, quien enfrenta la presión del sindicato que cuestiona las condiciones en la que realizan su labor los trabajadores.

Se indicó que “empleados de casino y miembros de UNITE HERE local 30 alegan que Pauma Casino ha violado la ley y que el casino ha incurrrido en prácticas laborales injustas”.

Se adelantó que trabajadores de casino “rendirán testimonio ante un juez de derecho administrativo de la Junta Nacional de Relaciones de Trabajo (JNRT)”.

Los voceros sindicales sostienen que “después de una investigación inicial, el Abogado General del JNRT encontró suficiente evidencia para emitir una queja contra de Pauma Casino por presuntas prácticas laborales injustas”.

Alegan, entre otras cosas, que “los supervisores y gerentes fueron instruidos a vigilar a los empleados para descubrir actividades sindicales y protegidas. Asimismo, que la gerencia del casino amenazó a los empleados en tomar represalias si continuaban poniéndose botones del sindicato”.

“Tener un contrato sindical es importante para mí porque protege mis beneficios”, afirmó Carlos López Brambila, cocinero de Pauma Casino por alrededor de 6 años.

LA OTRA CARA

El reverso de la medalla es Million Hollywood Casino Jamul, que acaba de anunciar una inversión de 360 millones para asentarse en el Condado de San Diego.

El casino perteneciente a la reservación Jamul Indian Village of California (JIV), subsidiaria propiedad de Penn National Gaming Inc., confirmó que este nuevo casino (que estará ubicado 20 millas al este del centro de San Diego, sobre la ruta estatal 94, se espera abra sus puertas en 2015.

Asentado sobre 200,000 pies cuadrados, contará con 1,700 máquinas tragamonedas, incluido 50 mesas de juego en vivo (añadido para póker), múltiples restaurantes y un estacionamiento dotado de 1,900 espacios, entre otros aspectos considerados en el magno proyecto empresarial.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com