Con los consejos y herramientas que te vamos a dar, no sólo ahora, sino que el resto de tu vida, si alguna vez vuelves a caer en el caos, siempre sabrás por dónde empezar, sólo tendrás que retomar este modelo que aquí te damos y empezar desde el primer paso.

El primer paso, el más crucial de todos, es decidir que hoy es el primer y definitivo día de la toma de control de tu hogar en todos los sentidos. Para estar segura/o de eso y mantenerte firme en tu objetivo de lograr un hogar confortable tienes que tener muy claro por qué, y cuál es el motivo que te lleva a marcar una raya entre ayer y hoy.

No te preocupes, es sencillo

Lo primero que vas a hacer es escribir tu misión: Los motivos por los cuales deseas que tu hogar luzca bonito y limpio.

Para que no te veas abrumada/o empieza escribiendo una lista de todas las cosas que sientes que el estado actual de tu hogar limita en tu vida

· Te avergüenza invitar a amigos y familiares.

· Te resulta difícil encontrar cosas en tu propio hogar.

· Te desborda tener que hacer actividades lúdicas o

· El clima del hogar se ve afectado negativamente por este caos.

En segundo lugar, escribe una lista de los motivos por los que deseas mejorar tu hogar y mantenerlo ordenado y limpio, como por ejemplo:

· Tu familia merece un espacio agradable y confortable

· Tú mereces un hogar que te haga sentir feliz y orgullosa del mismo

· Deseas que tu hogar sea un lugar donde tus amigos y familiares se sientan bienvenidos

· Deseas dejar de hacer maratones de limpieza, no funcionan ni a medio ni a largo plazo

En tercer lugar, escribe una lista qué estás dispuesta a hacer para asumir el control y que tu hogar resplandezca para siempre:

· Me comprometo a establecer un sistema de rutinas diarias, semanales y mensuales que llevarán mi hogar al nivel de confort que merezco.

· Me comprometo a, sin excusas, invertir como mínimo 60 minutos a diario para las tareas de mi hogar.

· Me comprometo a dejar de quejarme por el estado de mi hogar o por la cantidad de ayuda que recibo o no en las tareas del mismo. Ahora yo tengo el control y voy a superar todo eso logrando un espacio confortable.

· Me comprometo a limpiar mi casa desde el suelo hasta el techo, poquito a poco, pero cada día.

Tu misión:

Cuando finalices las tres listas, repásalas. Ahora ya puedes escribir tu misión. Ya sabes cuáles son los motivos principales por los que quieres mejorar tu hogar y qué estás dispuesta/o a hacer para ello, así que ahora solo tienes que escribir tu misión en tu agenda o en una hoja que puedas leer a diario.

Nuestra misión va a ser un recordatorio que nos va a indicar cada día porqué en lugar de “procrastinear” con la tele, o con una revista, estamos ocupándonos de nuestro hogar. Escríbela en presente, tiene que ser un mensaje inspirador y motivador que te ayude a mantener el foco continuamente.

Podría ser algo como esto:

“Cada día dedico un tiempo a mis rutinas de limpieza y mantenimiento de mi hogar. No me cuesta trabajo, para mí es un hábito, y me siento feliz al ocuparme de mi hogar, porque mi familia merece un hogar confortable, yo merezco sentirme feliz y orgullosa del hogar que tengo, disfruto invitando a mis amigos a casa, y soy una mujer que es dueña de su vida, de su casa y de sus acciones, y vivo siempre feliz en un hogar limpio, ordenado y agradable.”

· Te avergüenza invitar a amigos y familiares.

· Te resulta difícil encontrar cosas en tu propio hogar.

· Te desborda tener que hacer actividades lúdicas o

· El clima del hogar se ve afectado negativamente por este caos.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com