La piel se viste con un maquillaje suave, luminoso y muy natural, con pómulos en rosa, coral o melocotón combinado con labios levemente pigmentados en malva o naranja.

Se lleva la naturalidad al extremo, los rostros de porcelana, las pieles casi transparentes, pero con sutiles matices de color que aportan dulzura e inocencia al mismo tiempo que frescura.

Los maquilladores profesionales apuestan por pieles que irradien luz con un acabado impecable que proyecto un efecto de no maquillaje.

Para ello, lo más importante es corregir las imperfecciones y camuflar los granitos e impurezas con correctores. “Después, cubrir la piel con un velo de maquillaje con un acabado ‘nude’ con matices cálidos”, explica la maquilladora y directora del centro Atelier Charo Palomo, quien recomienda “fijar la base con polvos traslucidos”.

La mirada se viste con tonos azules, blancos, ocres, dorados y malvas, colores que en función de su intensidad, sirven para el día y para la noche. “Extiende el producto con el dedo desde el lagrimal hacia el extremo externo del ojo y hasta la cuenca”, detalla el maquillador de Dior Junior Cedeño.

Para dar contraste a una mirada “nude” y aportar un toque sensual y sofisticado, lo ideal es utilizar un lápiz de color violeta con matices azules marinos, lo que permite dar mayor dramatismos a los ojos.

“Conseguir un delineado perfecto requiere que se realice un trazo fino desde el lagrimal y aumente su grosor en el exterior”, puntualiza Palomo.

Si en la mirada se posa el azul, el los labios el rosa, el malva y el naranja con un acabado fresco. “Utiliza un pincel de labios para aplicar el color, gastarás menos y ayudarás a fijar los pigmentos”, cuenta Charo Palomo.

LACAS DE UÑAS, NUEVAS BARRAS DE LABIOS

La laca de uñas son las nuevas barras de labios y el perfecto aliado para cambiar la imagen a capricho. “La manicura de colores fuertes y divertidos dibujos, te pone de buen humor, te animan el día”, explica Charo Palomo.

Olvídese de los tonos claros y escoja colores fuertes y rotundos como morado, burdeos, naranja, coral, azul o verde. Para las salidas nocturnas y eventos especiales, la maquilladora Charo Palomo recomienda “tonos llenos de purpurina”, que además de resultar atractivos y llamativos, permiten cientos de combinaciones”.

Si hablamos de cabello, esta temporada arrasan las melenas con la raya de lado muy marcada y los recogidos bajos que en muchas ocasiones se salpican con flores primaverales.

También se llevan las coletas, las ondas surferas y el cabello largo con un ligero movimiento y juegos cromáticos que se encargar de proyectar luz y vida sobre el cabello.

COLORES REPLETOS DE INOCENCIA

El diseñador Giorgio Armani se ha inspirado en el suave sol italiano para presentar un maquillaje con un brillo saludable y efecto bronceado excepcionalmente natural.

Para Linda Cantello, maquilladora internacional de Armani, crear un precioso “look” natural acariciado por el sol depende tanto del bronceador como del colorete, “ya que el bronceador, además de aportar calidez a la piel, resalta el color de los pómulos”.

El director artístico de maquillaje Yves Saint Laurent, Lloyd Simmonds, captura la esencia de rosas, peonía, lirios y jacintos de agua para expresar un maquillaje suave y sensual.

Cinco tonos que van desde el rosa fucsia hasta el cereza pasando por el rosa empolvado para confeccionar una mirada con luces y sombras.

“Este maquillaje lo he desarrollado jugando con la tensión entre la intensidad y la suavidad. Los tonos son puros y luminosos”, dice Lloyd Simmonds.

Para Chanel, el púrpura y el rosa son los tonos estrellas de esta temporada, colores que también se posan en las uñas y la mirada.

Carmen Martín

Efe-Reportajes.