Tener en casa 2 o 3 computadoras para los miembros de la familia, además de las laptops de trabajo, los Smartphones de los miembros de la familia y ahora también tabletas es un escenario que se está volviendo cotidiano.

Cuantas veces nos ha pasado, buscamos ese importante email que nos urge, o ese documento en el que trabajamos muchas horas el fin de semana y simplemente no recordamos donde lo almacenamos, en que disco duro de que computadora.

Lo mismo pasa con las fotos de las vacaciones familiares del verano pasado, el día que queremos mostrarlas a algún amigo, simplemente olvidamos donde las dejamos después de haberlas descargado de nuestra cámara digital o teléfono.

Parecía ser que esta adopción del mundo digital nos resolvería la vida, así lo pronosticaban las películas de ciencia ficción de hace unos 25 años, pero la realidad parece ser más distante.

Si en algún momento se sintió tonto por haber pasado por esa situación, despreocúpese, nos ha pasado a todos aunque pocos lo admitamos.

Toda esta información que estamos constatemente generando está provocándonos un problema de almacenamiento, y es que al tener nuestros archivos distribuidos en diferentes dispositivos provoca que estos sean más fáciles de extraviar.

La solución para este tipo de problemas está en la Nube (“Cloud”). No estamos hablando de esas masas creadas por vapor de agua que flotan en el cielo, si no de la forma cada vez más de moda de trabajar usando recursos que están conectados en esa red conocida como Internet.

El termino Nube o Cloud está tomando cada vez más popularidad y habla de servicios que están disponibles vía una conexión de datos. Almacenaje de información, email, ejecución de procesos, aplicaciones, monitoreos, etc. son algunos de los servicios que están disponibles en la Nube tanto para individuos como empresas.

Suena complicado, pero la verdad no lo es. Es simplemente usar un recurso que está disponible para nosotros gracias a nuestra conexión de Internet, en este artículo nos enfocaremos primordialmente en servicios de almacenamiento de información o datos en la Nube.

Usar almacenamiento en la Nube es como usar un disco duro que está disponible para nosotros desde cualquier dispositivo ya sea computadora, tableta, teléfono, etc. Físicamente no sabemos dónde está localizada esa memoria o unidad de almacenaje, pero no importa, sabemos que está ahí y que nuestra información está segura y a la mano.

¿Qué pasaría si cambiamos nuestros hábitos y empezamos a guardar en la nube todos nuestros documentos, fotos, mp3s o lo que imaginemos? Pues que inmediatamente sabríamos donde encontrarlos la próxima vez que los necesitemos.

Si todos los miembros de la familia usan este mismo recurso, imagine que fácil sería poder compartir documentos, fotos, música y hasta videos, además claro de la facilidad para encontrarlos.

Nuevos beneficios aparecen al usar este tipo de almacenamiento. Si las fotos que toman con sus teléfonos se almacenan en la nube, jamás se perderían si se extravía el teléfono, además que estarían disponibles para compartir a los segundos de ser tomadas.

También podría retomar en casa y desde su tableta, el trabajo en algún documento que inicio en el trabajo, o bien podría enseñar en su televisión gigante las fotos que descargo de su cámara el año pasado.

Esto es posible usando almacenamiento en la Nube, suena genial ¿no es cierto?

Lo mejor de todo es que ese tipo de servicios ya están disponibles para nosotros y en su versión más básica no nos cuestan nada.

Servicios como Hotmail y Gmail ofrecen como parte de sus servicios almacenamiento en la nube, ONEdrive y DRIVE son los respectivos nombres de los servicios. Ambos nos dan alrededor de 25 Gb de almacenamiento totalmente gratis.

También existen otros servicios tales como DropBox, iCloud, Amazon Cloud Drive y MediaFire que ofrecen servicios especializados de almacenamiento en la nube. Sus precios incluyen un espacio mínimo pero se puede comprar tanto espacio como necesitemos.

Todos estos servicios mencionar se pueden utilizar desde diferentes plataformas y compartir entre varios miembros de la familia, y usar como un disco duro en el Internet.

Como puede ver, usar la Nube puede tener mucha ventajas y puede facilitar el manejo y seguridad de nuestra información, inclusive vale la pena considerar comprar espacio en alguno de estos servicios y asegurar así el acervo digital familiar.

La vida en la Nube puede ser algo muy bueno, solo hay que cambiar nuestros hábitos