SAN DIEGO.- Los regidores y el Abogado de la Ciudad deberán elaborar un borrador o ante-proyecto que debería ser aprobado o rechazado el próximo 30 de abril, y en el que se considera un aumento al salario mínimo y el pago de cinco días de enfermedad por las empresas locales.

La moción fue aprobada, por 2 votos a 1, luego de la exposición de más de una decena de oradores, por el Comité Intergubernamental y Desarrollo Económico, por dos votos a uno, en apoyo a la moción solicitada por el regidor Todd Gloria, y en caso de que pase la aprobación de la segunda ‘garita’, se pasaría a votación por el pleno en junio próximo, y si tuviera un voto favorable, sería incluido en la boleta electoral.

El voto en contra

El voto en contra fue del regidor Mark Kersey.

Durante la audiencia pública, el regidor por el Distrito 5, presentó su exposición de motivos por el que no aprobaba la moción: “antes de seguir adelante, necesitamos un análisis serio que examine no sólo los trabajadores y los empleadores, sino la economía en su conjunto”.

“Me preocupa especialmente”, dijo, “que una propuesta que pone el salario mínimo de San Diego por encima del nivel del estado perjudicaría nuestras pequeñas empresas y las promotoras de nuevos empleos en la región”.

Y precisó: “todos queremos mejorar la vida de los miembros más necesitados de nuestra comunidad, pero nuestro enfoque debe ser económicamente viable y en datos. Un aumento del salario mínimo no es una bala de plata para un problema tan complejo como la pobreza”.

Josefina García, miembro de la Asociación de Liderazgo Comunitario, dijo que “San Diego necesita tener un pago mínimo más alto y cubrir días de enfermedad”.

La expresión pública

Conviene recordar que el lunes 17 (una semana antes) miembros del Cabildo de San Diego Todd Gloria, Marty Emerald, Myrtle Cole y Sherry Lightner confirmaron que apoyarán las demandas de organizaciones laborales de San Diego en busca de que se apruebe un incremento al salario mínimo y las empresas locales paguen los días de discapacidad o de enfermedad de sus empleados.

Durante una conferencia de prensa anticiparon que buscarían que esta demanda sea incluida en la boleta en las elecciones generales de noviembre de este año.

Junto a trabajadores y organizaciones sindicales locales, los regidores confirmaron que ya enviaron un Memorando al nuevo alcalde Kevin Faulconer en el que le anticipan que su objetivo es colocar una medida en la boletas de votación.

Indicaron que en el ‘memo’ dirigido al jefe del gobierno municipal aclaran que la solicitud de aumento salarial “proporcione un aumento significativo y sin especificar el mínimo, sea suficiente para las necesidades de los trabajadores de San Diego”.

Asimismo, consideran que conforme al alza registrada en el costo de la vida, el salario debe actualizarse anualmente, conforme al índice de inflación (alza de precios y servicios), y proporcionar cinco días de licencia a los empleados por enfermedad”.

En una manifestación en la que estuvieron presentes alrededor de un centenar de personas, se recordó que en fecha reciente el centro de organización sindical denominado Center on Policy Initiatives (CPI), mostró un estudio en el que se indica que una familia típica en San Diego –considerada de las más caras del país- sólo puede cubrir sus necesidades básicas, sin tener que recurrir a la ayuda gubernamental o privada, con un salario de alrededor de $85,000 anuales; es decir, $20, la hora.

Cuestionado sobre cuál debería ser el salario mínimo adecuado, el profesor en Economía por la Universidad de San Diego, Alan Gin, sostuvo que es difícil determinarlo, porque depende de muchos factores entre los que se incluye al trabajador, pero ajustado a la inflación, sería de alrededor de $13.87 por hora laborada.

De acuerdo a la regidora por el 9no. Distrito, Marty Emerald,

la provisión de días de enfermedad “va a crear una vida más saludable para la fuerza de trabajo, ya que los empleados se quedan en casa sin temor a perder la paga o ser despedidos, y sin el riesto de contagiar a los demás compañeros de trabajo o del público”.

Mientras el presidente Barack Obama abogó recientemente por el pago de horas extras (verificables que fueron en efecto trabajadas con autorización de la empresa) a los empleados, cabe recordar que el salarió mínimo en California es de $8, aunque el gobierno del estado planea aumentar a $9 en julio próximo, y $10, la hora, en los años (2016).

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com