Las personas con discapacidades intelectuales que trabajan en sitios donde existen programas para su apoyo en el empleo, laboran por sueldos sumamente bajo estándares de sueldo mínimo aplicable a otro tipo de trabajadores.

La organización Goodwill y otras agencias para personas con dificultades de aprendizaje u otras limitaciones, se encuentran en un escándalo por acusaciones que sus agencias permiten muy bajos salarios para quienes se emplean en los lugares que contratan con estas agencias.

Un trabajador discapacitado, digamos con Síndrome de Downs, puede ganar solo cuatro dólares por hora trabajando en las compañías que contratan con Goodwill.

Efectivamente la labor de estos trabajadores es muy mal pagada.

En contrapunto, los representantes y activistas por los derechos de personas con discapacidades abogan que de no existir estas oportunidades para emplear a personal con discapacidades, tal vez estas personas jamás podrían gozar de una vida en el trabajo, ya que el programa de Goodwill y otras agencias proveen el apoyo necesario para que los trabajadores puedan tener éxito como empleados.

Si no existieran estos programas, los discapacitados especialmente los de educación especial, no podrían participar en el campo laboral.

Poder trabajar los llena de vida, les provee oportunidades para vivir una vida mas completa y mas normal. Lastima que los sueldos son tan bajos, ya que la pobreza afecta a personas con discapacidades en mayores cifras que a la población en general.

Mientras activistas laborales le dan seguimiento al tremendo proyecto para eliminar los sueldos bajo estándares mínimos, muchos discapacitados y quienes los representan buscan preservar los programas para empleo de personas con discapacidades. Al igual, se mantienen abiertos a la esperanza de mejoramientos para las personas en este campo de labor escasamente reconocido y escasamente remunerado.