SAN DIEGO.- Hay días que sin imaginarlo se convierten en una pesadilla para toda la vida, en quienes sufren tragedias como la vivida por la pequeña latina Azalyea Durán.

Las secuelas traumáticas dejadas por un momento horrendo para la niña aquella madrugada del 18 de diciembre del 2012, no han sido superada del todo por la infante, pues le tocó presenciar la violenta muerte de su madre, Antonia María Durán.

La niña dormía plácidamente, alrededor de las 3:30 a.m, en un departamento del complejo habitacional North Twin ubicado en North Twin Oaks Valley Road en la ciudad de San Marcos.

De pronto la quietud de la noche se vio violentamente interrumpida al aparecer Daniel Hernández, de 28 años y ‘amigo’ de la familia.

Como energúmeno, el sujeto comenzó a gritar y golpear a la mujer y luego la atacaría con un cuchillo que tomó de la cocina, quedando tirada, inconsciente.

Sería entonces que la niña despertó y en un acto de sumo heroísmo se enfrentaría al hombre y le gritaría que dejara a su madre, pero en respuesta el salvaje individuo le asestaría decenas de cuchilladas, llegando a sumar 26 en diversas partes del cuerpo.

Luego la madre fallecería en el hospital donde fue llevada, mientras la pequeña sobreviviría en forma milagrosa a una agonía que le tomó varios días.

Ahora la niña de origen latina, quien recibe ayuda psicológica de la Fiscalía de Distrito y la Oficina del Sheriff del Condado de San Diego, ha sido premiada por ambas agencias con el reconocimiento “Citizen of Courage” (Ciudadano de Coraje), durante un emotivo evento efectuado en un hotel del centro de la ciudad.

Al recibir el reconocimiento, la niña quien cursa el 4to. Grado en San Marcos Elementary School, no pudo contener las lágrimas en medio de una vorágine de pensamientos encontrados que le trajo el video donde observaría las últimas imágenes de su madre, en vida.

Pero ahí estaba para fortalecerá su fiel mascota y su amado abuelo, Joe Durán, junto a sus tíos y otros familiares que siempre la han fortalecido, en medio de la pena y el dolor que una tragedia de esta magnitud representa aún para el más fuerte, y que Azalyea ha ido superando gradualmente, como lo demostró en sus entrevistas con los representantes de prensa.

Además de la niña, fueron reconocidos el matrimonio formado por John y Mary Cates, una pareja de condición econonómica humilde, que fue atacada en un callejón cuando recogía cartón, pero a la que su sentido de unidad les permitió enfrentar a los atacantes.

También se reconoció a Sean Simpson, quien fue secuestrado y dejado moribundo con un disparo de arma de fuego ocasionado por miembros de una pandilla, pero se recuperaría de las lesiones y rendiría testimonio para que se arrestara a los pandilleros..

Y Daniel Wagner, un hombre joven quien presenció un choque terrible ocurrido en durante la noche en el I-805, después de rescatar a una familia que sufrió una volcadura en una camioneta Van, él y un adolescente de 13 años, que había salvado, no pudieron evitar ser mudos testigos de un segundo choque en el que fallecerían los padres del joven.

Horacio Rentería

El Latinoonline.com