SAN DIEGO.- Cada vez es más frecuente que particulares demanden a agencias gubernamentales en San Diego.

El primer caso es el de dos ciudadanos estadounidenses nativos quienes presentaron una demanda en contra de la agencia estatal Caltrans (Transportación de California.

El juicio fue interpuesto ante el Tribunal Superior de San Diego alegando que los cuerpos de parientes fallecidos fueron exhumados durante una excavación que personal de Caltrans hizo en un casino indígena de la comunidad de Jamul.

Walter Rosales afirma en su demanda recientemente presentada que fueron desalojados sin permiso el cuerpo de su madre, de un hijo y un hermano.

Asimismo, Karen Toggery señala que en las excavaciones no autorizadas por las familias afectadas, desalojaron de la sepultura los cuerpos de su madre e hijo.

Los cuerpos fueron sepultados llevando varios objetos sagrados y de valor espiritual y cultural, de acuerdo con la demanda.

La misma fue presentada contra los empleados de Caltrans encargados de operar las máquinas, porque la agencia estatal “permitió remover tierras que los indígenas poseen en Otay Mesa”, según el abogado Patrick Webb, que representa a Rosales y Toggery.

Sin embargo, funcionario de Caltrans, dijo que la agencia no podía hacer comentarios sobre lun litigio que se encuentra pendiente su resolución.

Los demandantes aseguran haber sido testigos de que los cuerpos, fueron desenterrados de la tierra en lo que que ha sido durante mucho tiempo un cementerio, pese a que la La ley sigue respetando que las personas están enterradas y no de cualquier manera les permiten ser desenterrados y movidos, dijo el abogado Webb.

La tierra pertenece al Hollywood Casino en Jamul Indian Village, ubicado sobre la ruta estatal 94, al este del centro de San Diego.

Demanda a YMCA

En otro caso, el ex empleado José Meléndez, del condado de San Diego interpuso una demanda en contra de YMCA del condado de San Dieg, alegando violaciones a sus derechos como trabajador.

Las razones, de acuerdo con el entrevistado, es haber sido despedido por dicha agencia, sin respetar la discapacidad (autorizada por un Médico con fecha 12 de julio del 2010 al 13 de febrero del 2011).

Indicó que ilegalmente la empresa le asignó trabajo para hacerlo desde su casa, además de haber suministrado información inexacta sobre su trabajo a la Oficina de Servicios Internos (IRS) y cuenta con las copias de la forma W-2, que así lo demuestra.

Meléndez entregó al reportero de El Latino una copia de documentos entregados a la Oficina de Apelaciones del Condado de San Diego, en la que el Juez Richard P. Miller, acepta como válidos los argumentos del trabajador, pues informó correctamente al IRS sobre su discapacidad e ingresos.

El entrevistado dijo que la demanda la interpuso, además de en reclamo de justicia, como un antecedente para una compañía que apoya como principios sagrados los valores y principios de los jóvenes, y que no parece obrar en consecuencia.

El Latino buscó la reacción de los directivos de YMCI en torno a la demanda, y la respuesta fue de que no podían emitir comentarios al estar el caso pendiente de resolución.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com