Nueva York.- Miles de mujeres, entre ellas muchas latinas, han encontrado en las ventas directas una alternativa, no sólo para aportar ingresos al hogar, sino de independencia económica a la vez que les permite estar en casa para atender a sus hijos y las necesidades de su familia.

De acuerdo con datos de 2012 de la Asociación de Ventas Directas, que representa a más de 200 compañías, unas 15,9 millones de personas están involucradas en ese tipo de negocio, un incremento de 1,9 % en un año. De esos 15,9 millones, un 14,2 % son hispanos.

Conforme a esa organización, las ventas en 2012 se estimaron en 31.630 millones de dólares, un alza de 5,9 % con respecto al año anterior y la lista de compañías y de productos incluidos en ese renglón es amplia, que van desde productos nutricionales, de belleza, para el hogar, para cocinar, y hasta de servicios, como los seguros, entre muchos otros.

Un 78,1 % de las personas que se dedican a la venta directa son mujeres, y una de ellas es Janette Rojas, quien comenzó en esta actividad hace quince años tras casarse y trasladarse de California a Chicago.

“Comencé en este negocio por el ejemplo de mi madre, que hacía ventas directas desde que estaba embarazada de mi. Desde chica vi la flexibilidad del horario. Puedo estar con mis tres hijos, es un ingreso económico y el realizar un sueño de ser una empresaria, porque me considero empresaria, y ayudo a otras amas de casa a realizar los suyos”, dijo a Efe Rojas.

Rojas, que antes de casarse trabajó en un concesionario de autos, en un gran establecimiento y como mesera, agrega que las ventas directas, como una de las 25.000 consultoras independientes de la compañía “Princess House”, de productos de cristal para la cocina y ollas, le ha permitido “estar ahí todo el tiempo para mis hijos”, de doce, diez y tres años de edad.

Aunque su esposo no estaba de acuerdo al principio, la necesidad económica en un momento en que no contaba con dinero para pagar estudios universitarios, y lo que ella aportaba para pagar la renta le permitió continuar vendiendo desde su hogar.

“Se necesitaba mi ingreso. Todo lo que hemos logrado mi esposo y yo lo hemos hecho juntos”, dijo Rojas, que supervisa ahora a mil mujeres que reclutó, para una actividad que al principio puede aportarles un estimado de unos 1.400 dólares mensuales. “Es cuestión de organizarse”, argumentó.

De acuerdo con la Asociación de Ventas Directas, un 88,8 % de las personas dedicadas a este tipo de negocio lo hacen a tiempo parcial.(EFE-USA).

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com