CHULA VISTA.- Pearl Quiñones, ex miembro de la junta directiva del Distrito Escolar Sweetwater de Chula Vista salvó de ir a prisión,.

Sin embargo, no pudo conseguir que se le redujera la sentencia “de felony (delito grave) a misdemeanor (delito menor)’, y tendrá que cumplir 3 años de prueba, 90 días de arraigo supervisado por el Sheriff, 10 días de servicio público y una multa de 8 mil dólares.

Visiblemente consternada la primer mujer latina en ocupar una posición dentro de la junta directiva del distrito escolar reconoció que “me equivoqué”, pero consideró haber sido objeto de una injusticia al haber sido la única (entre 15 implicados) de ser sentenciada en forma diferenciada.

¿Considera usted haber sido tratada como ‘un chivo expiatorio’, con esta sentencia?, le preguntamos a su salida de la corte. Y la respuesta no se hizo esperar: “oh sí, por supuesto”.

Quiñones, quien alguna vez contendió en busca de una diputación local y que tiene el afecto de muchos residentes de Chula Vista, dijo con lágrimas en sus ojos y luego de quitarse las gafas, estar triste con la resolución, ya que esperaba se le tomara en cuenta su labor realizada en beneficio de los residentes de esa comunidad.

Poco más de una hora tomó a la juez Ana España tomar una resolución luego de escuchar los argumentos del abogado defensor, Marc Carlos, quien leyó un amplio currículo de la labor que le atribuyó a la sentenciada en más de dos décadas de permanecer como miembro de la junta directiva del distrito escolar.

Ahí también hablaron alrededor de 18 personas a favor y en contra de la acusada, predominando los que mostraron simpatía.

La primera de ellas fue Katie O’Brien, ex empleada del distrito, quien vehemente defendió a Quiñones y cuestionó que a la ex supervisora del Condado de San Diego, Pam Slater Price, hubiera recibido, dijo, regalos y no se le hubiera acusado, “esto no es justo”, expresó ante la juez España.

En contra se expresó José Martínez, residente de Chula Vista por más de tres décadas, quien se mostró complacido con la sentencia aunque consideró que la juez “se quedó corta y debería habérsele dado cárcel y esto no es sino sólo una ‘cachetadita’ al tratarse de dinero del público”.

Quiñones fue implicada por la Fiscalía de San Diego en un escándalo de corrupción en el que se involucró a los distritos escolares de Sweetwater Union High School, el Distrito de Escuela Primarias de Chula Vista y Southwestern College, en el que se acusa a más de una docena de funcionarios y ex funcionarios recibieron favores a cambio del voto dentro de la junta.

Para el 3 y 9 de junio próximo serán sentenciados los ex miembros de la junta directiva de Sweetwater Union High School, Bertha López y Jim Cartmill, quienes recientemente aceptaron su culpabilidad a los cargos fincados por la Fiscalía de Distrito del Condado de San Diego.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com