SAN DIEGO.- Alrededor de 68 mil 200 inmigrantes se encuentran en vías de ser deportados debido a la demora de la prometida reforma migratoria.

“Como representantes de las familias que serán destrozadas a causa de las acciones de estos grupos, condenamos sus acciones”, se indica en un comunicado emitido por la organización juvenil the National Immigrant Youth Alliance (NIYA), una agrupación activista que jugó un papel clave en el reciente ingreso al país de cientos de ‘soñadores’ y familiares cercanos.

En un reporte emitido por la alianza juvenil se responsabiliza del retraso en la aprobación de una reforma migratoria integral “a organizaciones National Immigration Forum, el sindicato SEIU y otras agrupaciones activistas que agrupan abogados de inmigración”.

Cabe recordar que cuando Barack Obama contendió como candidato a la presidencia de Estados Unidos, 2008, ofreció que la reforma sería prioridad en su agenda. No obstante, luego de resultar victorioso como el primer mandatario de una etnia de minoría, esta propuesta quedó rezagada.

Expresa en el mismo plano que “desde ahora y hasta el final de la “ventana de oportunidad” para la reforma migratoria el 1 de agosto del 2014, se estima que 68.200 personas serán deportados.

“Nosotros sostenemos que las organizaciones detrás de este retraso son responsable de estas familias rotas, y mientras que la mayoría estiman que la reforma migratoria está muerto para el 2014, estas organizaciones han eliminado la única oportunidad real en el progreso que tuvimos este año”, precisa.

Cita que un miembro del personal de uno de la Casa Blanca en Washington, que pidió mantenerse en el anonimato, aceptó que un asesor de la misma”se acercó a las organizaciones y pidió retrasar la revisión de DHS. La respuesta fue rápida; el anuncio de la Casa Blanca se hizo pocas horas después de que las organizaciones lanzaran su declaración”.

Las organizaciones citadas como causa de la demora, según NIYA, son “la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, el Foro Nacional de Inmigración, Service Employees International Union, La Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos, y la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos, Comité sobre Migración”.

Todas ellas, se subraya, firmaron una carta pidiendo al presidente a retrasar sus reformas de la política de deportación. Pero la consecuencia fue que ese mismo día, el presidente Barack Obama retrasó la revisión liderada por el DHS”, se añade.

Y sostiene que “Claudia Amaro, una de nuestros miembros en Kansas City y participante en la primera BringThemHome acción #, acudirán a los tribunales en julio, pero no contará ya con la protección de las directrices revisadas del DHS”.

“Ella puede ser detenido y deportado. Decenas de miles de personas que van a ser detenidos entre hoy y el 1 de agosto que podría haber evitado la deportación ahora es casi seguro que habrá, sólo porque estas organizaciones caminaron en su propio beneficio y no con el resto del movimiento pro-inmigrante”, finaliza NIYA.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com