Porciones: 8

• 4 papas de Idaho medianas, peladas y cortadas en trozos de 1/2 pulgada

• 8 onzas de ejotes, sin los extremos y cortados (una pulgada de largo)

• 3/4 taza de suero de leche

• 2 cucharadas de aceite de oliva extravirgen

• 1/2 cucharadita de ralladura de limón

• 1 cucharada de jugo de limón fresco

• 1/2 cucharadita de sal

• 1 pepino grande, pelado, cortado a la mitad a lo largo, sin semillas y en rodajas muy finas

• 1 taza de tomates cherry, cortados en mitades

• 1 cebolla morada mediana, cortada en mitades y en rodajas finas

• 1/4 taza de eneldo fresco picado

• 4 onzas de queso feta rallado

En una cacerola grande de agua con sal en ebullición, cocine las papas durante unos 12 minutos hasta que estén crocantes y tiernas. Agregue los ejotes, y cocine 2 minutos más. Escurra bien.

Mientras tanto, en un tazón grande, mezcle el suero de leche, el aceite de oliva, la ralladura de limón, el jugo de limón y la sal. Agregue las papas y los ejotes, y revuelva suavemente hasta cubrirlas.

Añada el pepino, los tomates, la cebolla morada y el eneldo; revuelva suavemente. Deje enfriar a temperatura ambiente. Al momento de servir, espolvoree el queso feta.