Las autoridades de salud de California han advertido de que el brote masivo de tos ferina se ha convertido ya en epidemia, con más de 3 mil 500 casos hasta la fecha, por encima de las cifras registradas en el año anterior.

La tos ferina, según detallaron las autoridades, es cíclica y presenta sus picos más altos cada tres o cinco años. En California se presentó en el 2010, por lo que parece que éste año cumple su ciclo ésta enfermedad que ha afectado en el pasado de manera muy agresiva a muchos niños hispanos.

“Uno de los problemas de la tos ferina es la facilidad de contagio entre los niños pequeños”, explicó a Efe el doctor Birden Brara.

“Si un bebé no ha sido vacunado puede sufrir el contagio de cualquier adulto que lo esté cuidando o simplemente del contacto en un sitio público, incluso en la sala de espera de un médico, donde alguien sea portador de la infección”, anotó el especialista en medicina de familia.

Según informó el Departamento de Salud Pública de California (CDPH), dos tercios de las hospitalizaciones por tos ferina en lo que va del año han ocurrido en niños menores de cinco meses.

El director del CDPH, Ron Chapman, adicionalmente informó que se han reportado ya dos muertes de infantes debido a la infección causada por la presencia de la bacteria “Bordetella Pertussis”.

“Pedimos a todas las mujeres embarazadas que se vacunen. También pedimos a los padres que vacunen a los niños tan pronto como sea posible”, pidió el funcionario de Salud Pública.

En el 2010, se presentó en California la peor epidemia de tos ferina de los últimos 60 años, que costó la vida a 10 bebés y causó la hospitalización de más de 800 menores, la gran mayoría sin cumplir su primer año de vida.

“A diferencia de otras enfermedades prevenibles por vacunación, como el sarampión, la vacunación de la enfermedad de la tos ferina no ofrece inmunidad de por vida”, recalcó Chapman.

“Sin embargo, la vacunación sigue siendo la mejor defensa contra esta enfermedad potencialmente fatal”, anotó el médico al pedir que no solamente los menores sean vacunados sino también todos los adultos que están en contacto con bebés.

La dosis de tres vacunas iniciales se debe aplicar a los bebés entre los dos y los seis meses de edad, con un refuerzo entre los 15 y los 18 meses de edad y otro entre los cuatro y los seis años.

En la epidemia de ese año, los bebés hispanos sufrieron la peor parte. Los más altos índices de infección en bebés menores de seis meses correspondieron a los hispanos con 229 casos por cada 100 mil pequeños.

Para informes adicionales acerca de la tos ferina y sobre las clínicas de vacunación en la región llamar a la Sucursal de Inmunización de San Diego al (866) 358-2966, o visitar www.sdiz.org.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com