SAN DIEGO.- El conflicto de los miles de niños inmigrantes centroamericanos que han ingresado a Estados Unidos sin la compañía de sus padres o tutores, no es un asunto de crisis de inmigración sino de crisis humanitaria por su condición de refugiados y debe ser tratado.

Esto lo afirmó Alor Calderón presidente de San Diego Immigrant Rights Consortium, en respuesta al mensaje del presidente Barack Obama.

“Necesitamos una oleada de valores cuando se trata de una crisis humanitaria como la que estamos presenciando. Debemos responder a la crisis real con compresión y compasión, actuar conforme a los intereses de estos niños que enfrentan a una violencia inimaginable, estos pequeños deber ser devueltos a sus países”, consideró.

Y agregó el activista: “Dado lo que sabemos que hay abuso rampante (documentado por numerosas agencias) en Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), ) y prácticamente ninguna supervisión (en el último año tanto el Inspector General y Jefe de Asuntos Internos ambos se han retirado por falta de investigación y para los posibles encubrimientos de abuso), el CBP es la última entidad que debe tener contacto con los menores no acompañados”.

“La crisis humanitaria, junto con la crisis de abusos e impunidad en CBP”, dijo, “pone de relieve la necesidad, ahora más que nunca, de la supervisión y la rendición de cuentas de los agentes fronterizos”

“Necesitamos mecanismos inmediatos y concretos”, prosiguió, “como las cámaras llevan en el cuerpo de agentes para saber que nuestros agentes están actuando profesionalmente y tratamiento de los menores no acompañados y otras personas de manera apropiada”.

Respuesta del CBP

“Bajo la dirección del presidente Barack Obama y la secretaria Johnson, el 1 de junio, un grupo de coordinación unificada fue creada para aprovechar los recursos federales como parte de una respuesta humanitaria a una afluencia de los menores no acompañados a través de la frontera sudoeste”, afirmó la CBP.

Asimismo, “CBP está haciendo otros arreglos para el transporte de los adultos con los niños del Valle del Río Grande a los sectores de Laredo y El Paso en Texas y los Sectores de San Diego y El Centro en California”.

Agregó la agencia federal que “el movimiento permitirá a la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos actuar en las zonas menos congestionadas para ayudar en el procesamiento de las unidades familiares del sur de Texas, donde estamos viendo una afluencia de migrantes que cruzan la frontera”

CBP externó en el mismo plano que “la transferencia de los inmigrantes entre los sectores de la Patrulla Fronteriza se produce de forma regular y procesa los casos conforme a los flujos (migratorios)”.

Y sostiene en un reporte de prensa que “una vez que las familias llegan al sector, el CBP ayuda con el procesamiento de los inmigrantes detenidos con las entrevistas y procesarlos para su deportación”.

Manifestó que “en ese momento, los grupos familiares se transferirán al Servicio de Inmigración y (ICE) Cumplimiento de Aduanas y Deportación (ERO), donde se realizarán las determinaciones de custodia adecuados en una base de caso por caso, dando prioridad a la seguridad nacional y la seguridad pública”.

Mientras el Presidente dijo que es el fin al plazo para que el Congreso apruebe una Reforma de Inmigración y aceptó que una orden ejecutiva no resolvería el problema, la Anti Defamation League de San Diego indicó que el Ejecutivo responde con un mensaje fuerte: “pero los políticos están usando esta crisis humanitaria argumentando que la frontera está fuera de control y por lo tanto la reforma es un tema muy sensible y debiera retrasarse” .

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com