SAN YSIDRO.- El de los niños es un tema que le tiene que preocupar a todo el mundo, a quienes están a favor o en contra de la reforma migratoria, pues no es un evento o un problema político; es una crisis humanitaria profunda y muy grave y no se vale lavarse las manos, porque ellos son el sector más vulnerable y esto nos atañe no sólo a los países donde se produce este éxodo sino a todos”

Así lo expresó el popular actor mexicano Demian Bichir dijo que la presencia de estos niños fuera de sus países de origen “es un tema que le tiene que preocupar a todo el mundo, a quienes están a favor o en contra de la reforma migratoria’.

Bichir acudió, sorpresivamente, al evento denominado “Música sin Fronteras”, en el que músicos de las orquestas sinfónicas de San Diego y Tijuana ofrecieron bellas melodías.

“Hoy no hay muro; hoy nomás hay música, hay amor y está dedicado a estos niños que han sido tan maltratados”, dijo, por su parte, Enrique Morones, director de Ángeles de la Frontera, encargados de la organización del evento fronterizo.

En el aire escapaban libres las notas de músicos de las orquestas de San Diego y Tijuana en un ambiente que inundaba el ambiente parque de la amistad. Al frente se evidenciaba la malla de acero, que a diferencia con lo que ocurría hace cinco años en que se hicieron cambios al parque, los nudos hexagonales de la alambrada imposibilitaban la vista de los asistentes de uno y otro lado de la frontera.

Bichir, quien actualmente trabaja en las grabaciones de la serie Bridge, que arrancaría su segunda temporada el miércoles 9 de julio, descartó sin embargo que la presencia de estos niños obedezca a un plan premeditado o algún tipo de presión relacionado con la reforma migratoria.

“Pues quien fuera que tenga esa mente maquiavélica para mandar a este país a miles de niños, a riesgo de su vida, me parece verdaderamente patético”, respondió a pregunta expresa.

“Ya mandé un mensaje al presidente Obama”

El nominado en 2012 para un Oscar por su actuación en el filme sobre la esperanza de los inmigrantes titulado “A Better Life” (Una Mejor Vida) dijo no ser un activista ni pertenecer a un grupo político o civil: “soy un ser humano preocupado y donde sea que yo vea algún tipo de injusticia, voy a hacer todo lo posible por dar mi opinión, esperando que pueda servir de algo”.

Al considerar que la demora en que se apruebe una reforma migratoria se explicaría en que “siempre, todas las luchas sociales en este país han encontrado una enorme resistencia, eso es algo natural, pero confío en que al final de cuentas va a surgir la verdad, la cordura”.

“Yo ya le mandé un mensaje al presidente Obama, que le estamos pidiendo que cesen las deportaciones indiscriminadas, que por supuesto que nadie quiere a los criminales, pero aquí están deportando a padres de familia, sin ningún argumento y sin ningún tipo de audiencia para determinar su caso”.

Y precisó: “hay la esperanza de que se logre una reforma migratoria integral y que pueda servir, al mismo tiempo, para agradece, de hecho, a esta comunidad de trabajadores indocumentados, pero mientras eso sucede, hay cosas que se están saliendo de control como por ejemplo, las deportaciones indiscriminadas o los miles de niños que están cruzando la frontera”.

“Hoy no hay muro”

Por su parte, Enrique Morones, director de Angeles de la Frontera recuerda que esta “sinfonía binacional” surgió de una charla circunstancial que tuvo con Leonel Pérez, miembro de la Orquesta Sinfónica de San Diego.

Recuerda que fue en la pasada Feria del Sol cuando ambos platicaron de un proyecto que él había concebido como un sueño y que se concretó la tarde del domingo 7 de julio.

“Hoy no hay muro; hoy nomás hay música, hay amor y está dedicado a los niños que han sido tan maltratados”, aseguró,

Y ante insistencia del reportero sobre lo ocurrido en Murrieta su respuesta fue categórica: “lo que pasó en Murrieta fue lo peor del espíritu americano, yo no pensaba ir porque sabía que ahí iba a haber un circo y yo soy un payaso, pero acudieron los grupos de odio; amenazaba la violencia y los camiones se regresaron, pero los que los regresaron no fueron los manifestantes, sino la policía y el alcalde de Murrieta; hay que acordarnos de eso”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com