Muchas personas que alquilan su vivienda y no tienen un seguro de inquilino deberían considerarlo.

Hace un par de inviernos que la tormenta Sandy nos visitó en varios estados del noreste del país dejando a millones de residentes sin electricidad y sin agua y a muchos otros miles sin vivienda. Además de las pérdidas humanas y materiales para muchos fue una dura lección de que periódicamente debemos revisar nuestras pólizas de seguro de vivienda y mantenerlas actualizadas.

Una amiga que renta su apartamento y se tuvo que ir a un hotel por varias noches porque no tenía ni luz ni agua, no pudo recuperar el dinero que pagó por el alojamiento porque no tenía seguro de inquilino (en inglés “Renter’s Insurance”).

Un seguro de inquilino es para las personas que como mi amiga rentan su vivienda. Dependiendo de la póliza, además de proteger las pertenencias personales, este seguro podría cubrir el pago de un alojamiento temporal si el inquilino se ve forzado a dejar su vivienda por razones de fuerza mayor. Estas podrían ser en caso de incendio o como en el caso de mi amiga porque su edificio se quedó sin agua y sin electricidad durante cinco días y por lo tanto no era habitable.

También, podría cubrir daños a terceros. Por ejemplo, si tu hijo lanza una pelota y rompe los cristales de la casa de tu vecino, el seguro de inquilino podría pagar esos gastos de reparación. O si algún tercero tiene una caída seria en tu jardín y te demanda, tu seguro de inquilino podría cubrir hasta un límite establecido en la póliza. Mucho ojo porque un seguro de inquilino no cubre daños por inundación. Para esto hay que comprar otro tipo de póliza.

El costo de un seguro de inquilino no es alto. Según la Asociación Independiente de Agentes y Corredores de Seguros de Estados Unidos, el costo promedio de un seguro de inquilino es de $15 mensuales para cubrir hasta $30,000 en pertenencias personales y hasta $100,000 en daños a terceros. Claro que el costo mensual dependerá de la cantidad de bienes cubiertos, la ubicación y el tamaño de la propiedad así como las circunstancias personales del asegurado.

Según cifras del Instituto de Información de Seguros tan solo un 31 por ciento de personas que alquilan su vivienda tienen un seguro de inquilino.

Con los cambios climáticos de los últimos años cada vez son más frecuentes eventos como huracanes, tormentas que se llevan los techos de las casas y que dejan a poblaciones enteras sin los servicios básicos.

Si rentas tu vivienda, no cometas el error de mi amiga y protege a tu familia, tus pertenencias y tus finanzas y compra un seguro de inquilino.

Como siempre, compara precios y asegúrate que tu póliza cubra todas tus pertenencias y sea adecuada para tus necesidades y circunstancias personales.

En la página del Instituto de Información de Seguros puedes encontrar información en español sobre todo tipo de seguros:

http://www.iii.org/es/insurance-topics/all-coverage-en-espanol

Síguenos en Facebook: http://tinyurl.com/lyxyf3y

Síguenos en Google + https://plus.google.com/u/0/