SAO PAULO.- La cuestionable actuación del arbitraje en el Mundial de Fútbol Sóccer Brasil 2014, revivió el debate de si los silbantes debieran o no, apoyarse en la cámara lenta que ofrece la televisión.

Desde la vieja discusión del un tanto legítimo de Alemania, que cruzo la línea de gol en el estadio de Wembley y que de haber sido validado por el árbitro central habría significado la victoria de los teutones sobre a los británicos, en el Mundial de 1966, hasta decenas de controversias generadas por acciones de castigo generadas dentro del área chica, han arreciado esta ‘exigencia’ por parte de los aficionados.

Pero como todos sabemos, tradicionalmente, sin embargo, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), organizadora de los mundiales, ha sido renuente al uso de aquella tecnología que “pudieran cambiar la esencia y las acciones espontáneas que pudieran producirse en el campo de juego”.

FIFA recurre a la tecnología digital, 48 años después

No obstante, 48 años después de la controversia de Wembley, en Brasil la FIFA estrena su reloj que le dice al árbitro sin ninguna duda si cruzó o no la línea y aparece en el cronómetro la palabra mágica: gol, pero, repetimos, tardó casi cinco décadas en hacer el cambio.

El gol no concedido al inglés Frank Lampard frente a Alemania en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, cambiando la historia de 1966, se consideraría el principal motivo que abrió ‘el ostión’ de la FIFA a tomar esta decisión. Pero ahí están también la polémica por aquel gol de Michel, de España, ante Brasil, en el Mundial de México, 1986

El ‘Goal Control’ o llamado ‘Ojo de Halcón’ se apoya en las imágenes proporcionadas por 14 cámaras en el campo d e juego, que emiten 500 fotogramas (o secuencia) por segundo (en 3Digital), generando un cruce entre si hasta ofrecer un veredicto que se trasmite en un segundo al reloj árbitro a través una vibración en su reloj.

‘Los errores’ arbitrales

Es evidente que los llamados ‘errores’ arbitrales molestan mucho a los aficionados y el público, y nunca falta quien los acusa de parciales y hasta ‘vendidos’.

En el Mundial de Brasil hubo un total de 92 árbitros que representaron a 43 países, aportando 25 tetras arbitrales (75)y 8 parejas arbitrales.

Sin embargo, el cuestionamiento a árbitros como el japonés Yuichi Nishimura, el brasileño Sandro Meira Ricci, el italiano Nicolás Rizzoli, el Holandés Bjorn Kuipers, y el portugués Pedro Proenca, son ejemplos contundentes que la polémica sobre el desempeño arbitral en la copa de Brasil fue un tema predominante.

Tiros de castigo marcados una falta inexistente (de Lovren vs. Fred) fue marca por el nipón Nishimura en perjuicio de Croacia en el partido inaugural contra Brasil.

En el juego entre España y Holanda, el central italiano Nicolas Rizzoli tampoco atinó en sus apreciaciones. Sancionó una pena máxima a favor de los ibéricos por una supuesta falta del zaguero tulipán Stefan de Vrij sobre Diego Costa.

El error le costó un tanto a la ‘Naranja mecánica’.

Internautas mexicanos iracundos con arbitraje

Aún tiene muy enojado a muchos mexicanos el tiro de castigo marcado por el árbitro portugués Pedro Proenca en favor de Holanda, y en las redes sociales (facebook) los internautas ‘se han dado vuelo’ publicando NO ERA PENAL, en referencia a una jugada ocurrida a punto de finalizar el partido, en la cual el defensa mexicano Rafael Márquez hace un leve contacto con el talón a la punta de pie del delantero holandés Arjen Robben (ver imagen).

Aunque el reglamento de FIFA señala que todo contacto dentro del área es ‘penalty’, y lo marca textualmente: “obstaculizar el avance de un adversario supone colocarse en una posición queue obstaculice, bloquee o que fuerce a cambiar de dirección a un adversario cuando el balón no seta a distancia de juego de los jugadores involucrados”.

Del Ojo de Halcón al Ojo del Huracán

Lo cierto es que apenas en los dos primeros juegos del mundial los errores arbitrales habían excedido las expectativas, y la FIFA pasó “del Ojo del Halcón se pasó al Ojo del Huracán”.

“El arbitraje es el punto negro del Mundial. FIFA debe estar preocupada porque antes de la Copa del Mundo hicieron cuatro seminarios para ver esas acciones y evitar las polémicas que se han presentado”, consideró Vinicio Mena, exárbitro internacional.

Una carga muy pesada

Pero más allá del enojo de los aficionados y la controversia que las decisiones arbitrales generan, podrían observarse varios factores concluyentes:

El fútbol sóccer es uno de los contados deportes, a campo abierto, en el que un sólo árbitro central y dos abanderados tienen que decidir o tomar un veredicto sobre el desempeño de 22 jugadores en el campo de juego, correr en segundos y estar –como seres omnipresentes- en todo momento y lugar para marcar.

  • En el béisbol existe un ampayer (‘árbitro’ central) y es asistido por uno en cada una las cuatro bases.

  • En el fútbol americano hay 7, en el que uno de ellos es el árbitro o juez principal y el resto son de línea, pero es un deporte que se apoya en la repetición ofrecida por el video.

-En el tenis, hay 4, un juez principal, uno que cuida la red al momento del saque y dos de línea.

La diferencia

Pero hablar de un campo de fútbol sóccer es considerar un superficie de 90 a 120 metros de largo por 45 de ancho, que no se podría comparar a una cancha de tenis o menos cuadrilátero, por lo que por más condición física que tenga un árbitro (aún con la ayuda de sus abanderados) sería improbable pedirles un trabajo ‘perfecto’.

Sólo restaría mencionar que la cautela y lentitud con los que la FIFA genera los cambios de tecnología y las visiones de expertos que consideran que podría haber hasta dos árbitros centrales en un partido (uno en cada área de juego), podría ser una alternativa ante la dificultad que representa la imposibilidad de que el central tome la moto o bicicleta para estar en el lugar y el momento justo.

Pero si la FIFA sigue resistiéndose a aceptar la repetición de la jugada como se hace en el caso del fútbol americano, simplemente quizás tengamos que esperar otros 50 años para el nuevo cambio.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com