RIO DE JAINEIRO, BRASIL.- El equipo de fútbol sóccer de Alemania se convirtió en el primero conjunto en la historia en ganar una Copa Mundial en América, al derrotar a Argentina por un gol a cero.

Fue una pincelada futbolística del pequeño Mario Götze la que definió un partido muy disputado y en ocasiones trabado, que cambió la historia de los mundiales y dio la victoria a un equipo que mereció como nadie alzar la copa dorada.

Rio de Janeiro y el Maracaná fueron los escenarios que vieron como los teutones vencieron a los orgullosos argentinos y mostraron, una vez más, a un Leo Messi, lejos de alcanzar la grandeza de Mario Kempes y Diego Maradona.

La evidente tristeza y desdén con la que el propio Messi recibió el balón de oro, confirmó dos cosas: aún le falta madurar como jugador y adoptar el liderazgo que su apellido supone y no merecía la copa como el balón de oro.

El colombiano James Rodríguez, en cambio, pese a que su país fue eliminado por Brasil en los cuartos de final, mostró liderazgo y habilidad futbolística. El terminar en el primer lugar en la tabla de goleo, parece un indicio claro de su calidad.

Pero si de liderazgo y habilidad se trata nos quedamos con el golazo de Götze, como ‘mata’ el balón con el pecho, lo acomoda de aire el pie (derecho) y sin dudar un segundo, lanza un poderoso disparó al palo izquierdo del portero, que nada pudo hacer para detener este perfecto disparo.

Alemania conquistó su cuarta copa del mundo (tras 24 años de sequía) y se acerca al Pentacampeón, Brasil, que en contraste, tuvo en su país uno de los torneos más tristes y decepcionantes de su historia.

El Telón de la Copa Mundial Brasil 2014 ha caído y espera Rusia 2018.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com