WASHINGTON, D.C.- El Gobierno lanzó un nuevo plan para mejorar la calidad de los maestros en las escuelas con pocos recursos, donde la mayor parte de los niños pertenecen a minorías o a familias pobres, con el objetivo de lograr estándares más equilibrados a nivel nacional.


El Departamento de Educación anunció que exigirá a los estados desarrollar planes para garantizar que sus maestros son “eficaces”, e invertirá 4,2 millones de dólares para crear una red de asistencia técnica que ayude a cada territorio a poner en marcha esos programas.


“Por desgracia, hay muchos niños en todo el país que no están consiguiendo el tipo de enseñanza que necesitan; no porque no haya maestros potencialmente muy buenos, sino porque no estamos haciendo lo suficiente para poner a muchos maestros en una posición en la que puedan avanzar”, dijo hoy el presidente Barack Obama.


“Nos preocupa especialmente el hecho de que, en general, los maestros con menos experiencia, los que cuentan con menos apoyo, acaban a menudo en las escuelas más pobres”, agregó Obama, que almorzó con cuatro maestros de diferentes partes del país para presentar la iniciativa.


Alumnos latinos y afroamericanos, suelen tener maestros con poca experiencia

Los estudiantes latinos tienen tres veces más posibilidades que los blancos de estar inscritos en una escuela donde más del 20 % sean maestros con menos de un año de experiencia, mientras que los alumnos negros y nativos americanos tienen cuatro veces más probabilidades de ello, según datos del Departamento de Educación.


“Si no llamamos la atención sobre este problema, los niños que probablemente necesiten menos ayuda serán los que más consigan, y los que necesiten más serán los que menos reciban. Necesitamos revertir esto no sólo porque es bueno para estos niños, sino también porque es necesario para nuestra economía”, indicó Obama.


Tendrán que entregar un plan antes de abril del 2015

La nueva iniciativa requiere que los 50 estados y el Distrito de Columbia entreguen un plan antes de abril de 2015 al Departamento de Educación para que haya más profesores cualificados en sus escuelas más pobres.
Ese requisito es uno de los objetivos de la ley federal de educación, conocida como “No Child Left Behind” (“Que ningún niño se quede atrás”) y firmada por el expresidente George W. Bush en 2002, pero que no se está implementando en la práctica, según indicó a los periodistas el secretario de Educación, Arne Duncan.


“Una de las consecuencias de “No Child Left Behind” es que unos 20 estados rebajaron sus estándares para hacer que sus políticos quedaran bien”, aseguró Duncan. “Nos habría encantado trabajar con el Congreso para arreglar esa ley, que está rota, pero no podemos seguir esperando”, añadió.
(EFE-USA).

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com