Continuando con nuestra revisión financiera de medio año hoy quiero hablar de la importancia de mantener todas tus pólizas de seguro al día.

Muchas personas se afilian al programa de pagos automáticos que deduce el pago mensual de su cuenta bancaria o hace un cargo mensual automático a una tarjeta de crédito y se olvidan de su seguro por un buen tiempo. Y en muchos casos, las pólizas se renuevan automáticamente por lo que pueden pasar varios años sin que el asegurado revise que la póliza está actualizada. Hasta que llega el momento de una emergencia y se encuentran con la desagradable sorpresa de que no tienen la cobertura con la que contaban.

Actualiza el inventario de tus pertenencias – si tienes un seguro de vivienda o de propiedad debes mantener un inventario actualizado de tus pertenencias en tu póliza. Si haces reparaciones o renovaciones a tu vivienda también podría cambiar la cobertura. Y si cambia tu estado civil, debes asegurarte que esta información la tenga la aseguradora.

Si te cambias de domicilio no olvides enviar la información a tu compañía de seguros o de lo contrario podrías encontrarte con la desagradable sorpresa de que tu póliza (o pólizas) son inválidas. Hasta la póliza del seguro de tu auto podría no ser válida si no reportas tu cambio de domicilio. Además si no reportas el cambio de domicilio a la agencia aseguradora te arriesgas a no recibir correspondencia importante que podría resultar en la cancelación de una póliza.

Para mantenerte al día con tus pólizas de seguro sigue las siguientes recomendaciones:

• Siempre reporta cambios importantes como estado civil o dirección a la compañía aseguradora.

• Considera afiliarte al programa de pagos automáticos mensuales para así estar siempre al día con el pago de tus pólizas.

• Revisa tus estados de cuenta o bancarios para asegurarte que en efecto, se hizo el pago mensual de tu póliza.

• Cualquier correspondencia con la empresa aseguradora debe incluir el número de póliza y si puedes enviarla por correo certificado hazlo para tener una constancia de ello.

No mantener al día la información en tus pólizas de seguro puede costarte muy caro. Además de la desagradable sorpresa de no tener la cobertura con la que contabas, adquirir una nueva póliza seguramente te costará más.

Sígame en Google+