NEW ORLEANS.- Una corte de apelaciones concluyó que la Universidad de Texas puede usar la discriminación positiva para impulsar la diversidad multiracial.

La decisión que llega un año después de que el Supremo de Estados Unidos remitiese el caso a un tribunal inferior.


El 5º Tribunal del Circuito de Apelaciones de Estados Unidos, con sede en New Orleans, rechazó por dos votos a favor y uno en contra el caso de una joven blanca, Abigail Fisher, a la que se negó una plaza en la Universidad de Texas en Austin en el año 2008.


La raza como factor de admisión

La Universidad de Texas utiliza la raza como uno de los factores a la hora de admitir a una cuarta parte de sus estudiantes cada año, lo que favorece la entrada de estudiantes pertenecientes a minorías, sobre todo afro americanos e hispanos.
Fisher sostiene que esa política la perjudicó y viola sus derechos civiles y constitucionales.


Pero los jueces que analizaron el caso determinaron que el impedir a la Universidad de Texas el usar la discriminación positiva, conocida como “acción positiva o acción afirmativa”, afectaría negativamente la diversidad en sus aulas. 
Eso a su vez sería contrario a la jurisprudencia que indica que el promover la diversidad es una parte importante de la educación.


Favorece diversidad, consideran los jueces a favor de la resolución

“Estamos convencidos de que el negar a la Universidad de Texas en Austin el uso limitado de la raza en su búsqueda de la diversidad perjudicaría la riqueza de la experiencia educativa”, afirmaron los jueces en su opinión sobre el caso.


El presidente de la Universidad de Texas, Bill Powers, dijo que hoy había sido “un gran día” para la educación superior.


“Nuestro estado y nuestra nación no avanzarán a menos que formemos a líderes de todas las partes de nuestra sociedad”, afirmó Powers en un comunicado.

Controversia de si la Acción Afirmativa ¿es socialmente justa?

Sin embargo, Edward Blum, uno de los abogados que representa a Fisher, calificó la decisión de “decepcionante pero no inesperada” y dijo que considerará apelar.


La discriminación positiva en Estados Unidos data de los años 60, y a diferencia de la discriminación negativa o simplemente discriminación, pretende revertir el trato de rechazo a grupos minoritarios, ofreciéndole uno preferencial o especial.


No obstante, ello es considerado como ‘racista’ o socialmente injustos por quienes resultan perjudicados por su aplicación como es el caso de la estudiante Abigail Fisher.

El Tribunal Supremo evitó pronunciarse el año pasado sobre el caso y lo remitió al 5º Tribunal del Circuito de Apelaciones, al que encargó realizar un escrutinio detallado de la situación.(EFE-USA).

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com