SAN DIEGO.- Aunque el Concilio de San Diego reafirmó con un segundo voto la ordenanza de incremento al salario mínimo, el Alcalde Kevin Faulconer reiteró que el suyo es de ‘veto’ o rechazo a la misma.

Su respuesta la dio frente a líderes religiosos y representantes sindicales quienes le hicieron una visita a su oficina la mañana del viernes 25 de julio.

A pesar de que en durante la charla con Faulconer le compartieron experiencias de vida y argumentaron por qué consideran necesario el aumento al mínimo y 5 días de enfermedad al año, el alcalde se mantuvo firme en su postura de rechazo.

La decisión afecta a más De 300 mil sandieguinos

Al final de la conversación, el alcalde declaró que seguía teniendo la intención de vetar los días de enfermedad y de un incremento al salario mínimo.

La medida proveería 279.000 residentes de San Diego el acceso a los días de enfermedad ganados y 172.000 trabajadores de salario mínimo con un aumento gradual.

De acuerdo con miembros de la coalición Raise Up San Diego, una organización comunitaria que enarbola la lucha de aumento a los salarios y mejora en las condiciones de trabajo, el alcalde no fue receptivo a sus planteamientos, aunque cordial en lo personal.

“Faulconer fue evasivo cuando se le preguntó si iba a poner fin a un esfuerzo referéndum rumoreado. Las represeentantes trabajadores y el clero se fueron enormemente decepcionadas por la respuesta del Alcalde”, sintetizó una portavoz que entró a la reunión.

Van a ser muchos los afectados, anticipa la Rabino Laurie Coskey

“Son muchas las personas realmente que van a verse afectados por esta gente que vive en esa pobreza. Somos un país y una ciudad de oportunidades, pero muchos no tienen un trabajo tiempo completo”, dijo al término de la entrevista con el Alcalde la Rabino Laurie Coskey, Director Ejecutivo del Centro Interreligioso de Justicia Laboral

Afirmó en este plano que “la decisión de Faulconer de vetar la medida quitará $ 260 millones de dólares de los cheques de pago de los residentes de San Diegoque trabajan duro

El veto es sólo simbólico, afirman

No obstante, la organización California on Policy Initiatives (CPI) señaló que se veto es sólo “simbólico” porque ya fue aprobado y reafirmado por la mayoría del cabildo.

La organización como una asistente de la oficina del regidor David Alvarez, favorable a la ordenanza, adelantaron que simplemente se le dará ‘override’; es decir que una nueva votación mayoritaría del Cabildo anularía el veto del Alcalde.

Cabe hacer mención de que el Concilio está integrado por 9 regidores, 6 de ideología Demócrata y 3 Republicana, y las dos rondas de votaciones fueron ganadas por los primeros.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com