WASHINGTON.- Una veintena de personas, entre activistas y líderes religiosos, fueron arrestadas hoy, 31 de agosto, frente a la Casa Blanca, tras una protesta pacífica por parte de una centena de defensores de los inmigrantes procedentes de todo el país, con la consigna «Obama escucha, estamos en la lucha».

Tras expresar su desacuerdo con las deportaciones de inmigrantes promovidas por el gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, y hacer un llamamiento «a favor de legalizar a todos los inmigrantes» y «humanizar la crisis de los niños centroamericanos», los activistas se sentaron frente a la residencia presidencial.

Considerado como un acto de desobediencia civil, la policía procedió a arrestar a cerca de veinte activistas de los 130 que participaron en la acción, identificados con una cinta blanca en el brazo derecho, para expresar su rechazo a las «políticas migratorias inhumanas».