SAN DIEGO.- La sequía en California es tan grave que el Estado está llevando a cabo una regulación de la conservación del agua de emergencia, estará multando, a partir del 1 de agosto, a aquellos que la desperdicien.

Ahora más que nunca es fundamental para los californianos a tener en cuenta el consumo de agua, afirmó un comunicado emitido por el gobierno del estado y dirigido a la opinión pública de California.

Pero más pronto de lo que muchos creían pasó rápidamente de las palabras al terreno de los hechos, pues el mismo 2 de agosto anunció que aplicó una multa de 3 mil dólares a un residente de Santa Cruz, debido a que en su baño había una fuga de agua y el vital líquido permaneció tirándose durante ocho día.

Aprueban nuevas restricciones para su uso

No obstante, el hombre recibió una oportunidad de acudir a la “Escuela del Agua” donde se le enseñó, entre otras cosas, la obligación de reparar las fugas que ocurran en la casa (tanto en el interior como en el exterior de la vivienda).

Como es del dominio público, en enero de este año el gobernador Jerry Brown anunció que el estado se encuentra en estado de emergencia debido a la sequía de agua, lo cual confirmó recientemente debido a los incendios ocurridos en la presente temporada de verano en California.

Asimismo, los organismos reguladores de agua en el estado y la región regidos por la agencia Metropolitan Water District of Southern California aprobaron restricciones de sequía de emergencia para el uso del agua al aire libre.

Comienzan las multas

Esas normas, que entraron en vigor en el presene mes de agosto, requieren que las ciudades para exigir recortes en el uso del agua, y darles la posibilidad de multar a las personas de hasta $500 por exceso de riego de sus jardines.

En el mismo contexto, una investigación efectuada por Amstrong Garden Centers (Centros Especializados en Consumo de Jardínes), mostró que los californianos “utilizan hasta un 50% de agua más de lo que necesitan para poder mantener saludables y hermosos, sus jardines”).

“Los californianos no necesariamente tienen que cambiar sus jardines drásticamente con el fin de ahorrar dinero y agua durante la sequía”, dijo Eric Asakawa, Gerente Regional de Armstrong Garden Centers. “En lugar de ello, los propietarios pueden cambiar la forma en que el agua.”

Recomendaciones:

Los Centros Armstrong Garden sugiere sus diez mejores consejos para el ahorro de agua durante la sequía:

Regar los jardínes temprano en la mañana (hasta las 8 a.m.) y asegurarse de que los aspersores de dejar de correr después de esa hora reducirá la evaporación y disminuirá la probabilidad de desperdicio de agua causada por la interferencia del viento. Otra ventaja del riego es que reduce las enfermedades de plantas y daños por agua.

Mantillo o superficie con abono orgánico. La colocación de una capa de ‘mantillo orgánico’ (abono con residuos de madera, hojas y verduras secas) sobre la superficie del suelo alrededor de las plantas puede ahorrar cientos de galones de agua cada año.

Reparar y ajustar los aspersores. La fijación de los rociadores dañados inmediatamente y comprobar si hay fugas de tuberías puede ahorrar hasta 500 galones de agua por año.

Agua necesaria, pero con menos frecuencia. La mayoría de los jardines en California con rociadores automáticos, la usan en exceso. Los propietarios deben cambiar los sistemas de riego para regar cada dos días o cada tercer día, mientras que el aumento de los tiempos de riego por sólo 50-75 por ciento. Consulte con su ayuntamiento para las pautas de riego adecuados.

Cambiar los tiempos de riego de las estaciones. Los propietarios de viviendas pueden ahorrar grandes cantidades de agua, ajustando los sistemas automáticos de por lo menos tres veces al año, de acuerdo a la temporada. Durante los períodos de lluvia, que es vital para activar sistemas automáticos de apagado.

Cuando el riego se haga en forma manual, emplear ‘la pistola’ de control de flujo del agua, para asegurarse que el vital líquido no se desperdicia mientras se riega los jardínes y las plantas.

Instale un controlador de riego inteligente. La última tecnología reduce drásticamente el uso del agua y las facturas de agua. “Controladores inteligentes” activan rociadores automáticos a través de los datos meteorológicos basados en computadoras e información sobre aspectos específicos de jardines. Estos “controladores inteligentes” pueden ahorrar más de 40 litros de agua cada día de riego.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com