SAN DIEGO.- Aunque fue su primer juego, los San Diego Chargers (los Cargadores de San Diego) iniciaron bien su pretemporada e hicieron pasar un buen momento a su afición.

Una convincente victoria de 27-7 sobre Dallas Cowboys (Vaqueros de Dallas) en una noche cargada de alegrías y el sueño de que podrían venir tiempos mejores para los seguidores de los eléctricos.

Un estadio dividido; lleno total

Un Qualcomm Stadium con un lleno total, dividido a la mitad entre los aficionados de ambos equipos, pero pronto un abrumador dominio de los sandieguinos ante una defensiva errónea y vulnerable de los Vaqueros, fue lo que prevaleció en el primer partido de la temporada.

Aunque fueron los tejanos los primeros en anotar, por medio de Brandon Weeden, los cargadores no darían cuartel y llegarían a la tierra prometida, sin que nadie les obstaculizara su marcha.

Fragilidad defensiva de los tejanos

Pero la fragilidad defensiva de los visitantes se evidenció en el espectacular pase de 70 yardas de Kellen Clemens que Dontrelle Inmam recibió limpiamente y corriendo sólo y su alma por el lateral derecho, rebasó la meta de gol ante el júbilo de los aficionados.

Dejan un buen sabor de boca

El juego sería sellado con el gol de campo de Nick Novan y la efectividad ofensiva de Philips Rivers, quien fue efectivo en sus cuatro pases que le tocó servir.

Es el inicio de pretemporada pero deja un buen sabor de boca y esperanzas en sus aficionados que siguen creyendo que los sandieguinos podrán recargar sus baterías y soñar con cosas más relevantes que lo que han hecho hasta ahora, que no sea deberle a sus aficionados.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com

Fotos: Teresa Ortiz.