Rinde: 6 porciones

Para la marinada:

• 1 taza y 1/2 de jugo de granada

• 3 cucharadas de aceite de oliva

• 3 dientes de ajo picados

• 1 cucharada de jengibre molido

• 1 cucharada de canela

• 2 cucharaditas de comino

• 1 cucharadita de sal

• 1/2 cucharadita de pimienta

• 1 pata de cordero (de 1 kg 800 gramos) deshuesada, en corte mariposa y sin grasa

Para el aderezo:

• 2 cucharaditas de mostaza tipo Dijon

• 2 cucharadas de aceto balsámico de granada • 1/4 taza de aceite de oliva

• Sal y pimienta

Para la ensalada:

• 5 tazas de col rizada

• 1 bulbo de hinojo, picado muy fino

• 1/2 taza de semillas de granada o uvas moradas cortadas

• 1/4 taza de queso gorgonzola desmenuzado

• 1/4 taza de nueces partidas a la mitad, tostadas

Mezcle los ingredientes de la marinada en una bolsa plástica grande con cierre; agregue el cordero y colóquelo en el refrigerador durante 8 horas o toda la noche.

Retire el cordero de la marinada, séquelo y colóquelo sobre una bandeja.

En una parrilla a gas, gire todos las hornillas a fuego alto, tape y caliente por unos 15 minutos. Limpie la rejilla y úntela con aceite. Ase el cordero, con la grasa hacia abajo, a fuego medio o alto de 25 a 35 minutos en total. Gírelo a mitad de la cocción según su preferencia: 62°C (jugoso) y 71°C (término medio). Retire de la parrilla, cúbralo con papel aluminio (sin presionar), déjelo reposar unos 15 minutos y córtelo en fetas finas. Durante estos minutos, prepare la ensalada.

En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes del aderezo. Agregue la col rizada, el hinojo, las semillas de granada (o las uvas) y mezcle. Coloque la ensalada con el aderezo en la bandeja. Ubique encima el cordero cortado, el queso gorgonzola y las nueces tostadas.