Kia anunciará esta semana planes para construir una planta de ensamblaje en México, su primera en el país, de acuerdo a dos fuentes con conocimiento del asunto.

Una fuente de la industria automotriz de alto nivel en la Ciudad de México dijo que Kia presentará planes para construir una planta de ensamblaje en el área de Monterrey en el norte de México, en una conferencia de prensa que sera ofrecida por el presidente de México, Enrique Peña Nieto esta semana.

El anuncio se hará en las oficinas del Ministerio de Economía de México, dijo la persona. Otra fuente informada sobre los planes dijo que la planta está programada para comenzar a operar en el 2016.

Varios informes de prensa anteriores han dicho que Kia invertirá al menos US $ 1,5 mil millones en la planta, que tendrá una capacidad de producción anual de 300,000 vehículos.

Una base de producción en México es probable para reforzar la capacidad de Kia para suministrar vehículos en el mercado estadounidense, donde sus ventas y las del hermano corporativo Hyundai Motor America se han frenado por la limitada capacidad en todo el mundo, en los últimos dos años.

Kia y Hyundai tienen plantas de ensamblaje en Georgia y Alabama, y también están operando en o por encima de su capacidad oficial. La compañía ensambla el Kia Optima y el SUV Sorento en una fábrica en West Point, Georgia.

Los fabricantes de automóviles están utilizando cada vez más a México como un centro para la producción de autos pequeños.

Mazda, Nissan, y Honda, por ejemplo, han comenzado la producción o anunciado planes para construir autos pequeños en el país.

Si Kia sigue su ejemplo, los modelos Soul, Forte y Río podrían estar entre las posibilidades que se construirá al sur de la frontera, aunque todavia no está claro qué vehículos Kia planea producir en México.

Además de los costos laborales más bajos, numerosos acuerdos de libre comercio de México lo convierten en una base potente para las exportaciones.

Contando a las plantas recién anunciadas para abrir o que ya acaban de abrir, Kia se sumará a un estimado de 1.5 millones de unidades de capacidad de producción de vehículos en México en 2019.