Maridajes con vino: FishEye Moscato o Sweet Red frío.

Rinde unas 4 docenas

• 1 barra (8 cucharadas) de mantequilla sin sal, suavizada

• 1 3/4 tazas de azúcar morena clara, compactada

• 3 huevos grandes, a temperatura ambiente

• 2 cucharaditas de extracto de vainilla

• 1 taza de harina multipropósito, sin blanquear

• 1 taza de harina de trigo integral

• 1/2 taza de avena de cocción rápida (no instantánea)

• 1 cucharadita de bicarbonato

• 1 cucharadita de canela molida

• 1 cucharadita de sal gruesa

• 2 tazas de chispas de chocolate

• 2 tazas de fruta seca (combinación de pasas, higos, ciruelas, dátiles, cerezas, arándanos o albaricoques, cortados en trozos pequeños)

• 1 taza de almendras picadas en trozos grandes

Caliente el horno a 350 °F. Rocíe con aceite en aerosol o aplique una delgada capa de mantequilla a dos moldes rectangulares grandes.

Bata con batidora eléctrica la mantequilla y el azúcar morena hasta que esté suave y cremosa. Incorpore los huevos, uno por uno, hasta que estén bien mezclados. Agregue vainilla.

En otro recipiente, mezcle bien las harinas, la avena, el bicarbonato, la canela y la sal. A la velocidad más baja, gradualmente incorpore la mezcla de harinas hasta integrar.

Agregue las chispas de chocolate, la fruta seca y las almendras con una cuchara de madera o una espátula de hule.

Coloque cucharadas de la masa en los moldes preparados, ubicando las galletas a más o menos 2 pulgadas de separación. Lleve al horno hasta que los bordes estén dorados y la parte superior se haya endurecido, de 13 a 15 minutos. Deje enfriar un poco en los moldes antes de retirarlas.