LOS ANGELES.- Agentes fronterizos de inmigración han violado el espíritu legal de la llamada repatriación voluntaria y han forzado a inmigrantes a salir del país, mediante presiones o engaños.

Así se afirma en una demanda recién presentada ante una Corte Federal de los Ángeles.

Abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) plantean una respuesta definitiva a una demanda federal presentada en Los Ángeles en junio del año pasado, que incluye a nueve ciudadanos mexicanos y tres organizaciones que trabajan con inmigrantes que impugnan procedimientos utilizados por agentes de la Patrulla Fronteriza y de Inmigración y Aduanas en la que los extranjeros firmen su propia órdenes de expulsión.

No obstante la portavoz de ICE Virginia Kice respondió que el concepto de retorno voluntario se utiliza como opción para los inmigrantes que piden regresar su país de origen, en lugar de un proceso de deportación, pero en ningún caso es la coacción o el engaño tolerado”.

Ofrecen examinar los casos

Miembros de ACLU aseguraron que ahora con las reformas al proceso de “salida voluntaria”, los casos podrán ser revisados y los agentes tendrían que revelar información de cómo ocurrieron los mismos.

Kice aseguró que esto se hace “en un esfuerzo por abordar las cuestiones planteadas en este litigio, tanto organismos han acordado para complementar sus procedimientos existentes para garantizar que extranjeros comprendan plenamente las consecuencias potenciales de regresar voluntariamente a México “.

La buena noticia según ACLU es que el acuerdo incluye disposiciones, que de ser aprobadas por el tribunal , permitiría a ciertos ciudadanos mexicanos que han sido expulsados del sur California, de conformidad con los procedimientos impugnados en los últimos años, para tratar de reunirse con sus familias aquí”.

Sólo un pequeño porcentaje calificaría para regresar: ICE

No obstante la portavoz del ICE reconoció que durante el período de cinco años, cubierto por el acuerdo, cerca de 30.000 inmigrantes recibieron los retornos voluntarios y sólo un pequeño porcentaje calificaría para el alivio bajo los términos del acuerdo.

Pese a ello, para Angélica Salas, presidenta de Coalition for Human Immigrant Rigths of Los Ángeles (CHIRLA) el acuerdo abre la puerta en el camino “a una solución permanente para arreglar nuestro sistema roto de inmigración”. La activista agregó que entre las ventajas figutan “defender el debido proceso para los inmigrantes; una oportunidad para que aquellos que han sido afectados por esta práctica puedan regresar a Estados Unidos, y detener el abuso en prácticas de retiro voluntario que se ha separado a miles de familias”.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com