El nuevo sedán Jaguar XE es una prueba crítica para la marca Inglesa en su desesperada lucha por competir por jóvenes que buscan vehículos de lujo.

La marca que ha venido de baja en bajas en ventas tiene una mala imagen de ese segmento del mercado, luego del X-Type basado en el Ford Mondeo y en el Ford Contour que se detuvo en 2009 debido a las decepcionantes ventas.

El sedán XE será el vehículo más barato del Jaguar en unas 44,000 dólares, cuando salga a la venta el próximo año a competir contra rivales como el BMW Serie 3, Audi A4 y Mercedes Clase C.

El XE será el primer modelo en utilizar la nueva arquitectura de aluminio y tracción trasera de Jaguar y Land Rover.

Según un portavoz de la automotriz, el marco de aluminio ligero, mejorará el rendimiento justo cuando la marca busca revivir la imagen deportiva de su apogeo, en la década de 1960.

«La suspensión trasera vínculo integral ofrece una combinación de flexibilidad en el manejo y maniobrabilidad precisa que no tiene parangón en este segmento”, dijo Mike Cross, ingeniero jefe del vehículo de la marca.

El XE también será el primer vehículo en llegar con la tecnologia «Ingenium» de Jaguar y Land Rover, en los motores de gasolina y diésel de cuatro cilindros. El XE diesel solo tendrá emisiones de CO2 inferiores a 100 gramos por kilómetro.

El esfuerzo de Jaguar para reforzar el atractivo de la XE incluye la capacidad de controlar puertas, temperatura e incluso arrancar el motor a través de un “smartphone.”

El XE es parte del objetivo de la casa Matriz de Jaguar, la Hindu Tata Motors, en triplicar las ventas a cerca de 230.000 vehículos para 2018.

Las ventas del XE se pronostican que podrán llegar a 63.700 vehículos en 2016, lo que se acerca a las entregas mundiales de la marca de 74.500, según la compañía de investigación de mercado IHS Automotive.

Las ventas europeas de la XE comienzan en 2015, seguida de las entregas para Estados Unidos un año después. Se espera que Jaguar lance unas versiones de Station Wagon y SUV para el XE.