¿Un vehículo alimentado con agua salada? ¿Es posible? Pues sí.

Lo llaman, el Quant e-Sportlimousine, e hizo su debut en el Salón del Automóvil de Ginebra 2014. Funciona con agua salada y será una realidad pronto.

Este vehículo utiliza un sistema de energía de celda de flujo de electrolito que está recién certificado para su uso en las carreteras europeas.

No sólo se alimenta con el agua salada, que es algo increíble en sí mismo, pero se dice que es capaz de superar 217 millas por hora.

Después de la inspección, la certificación del TÜV Süd alemán en Munich, le dio el visto bueno para ser probado en las carreteras europeas. Ahora, la compañía se prepara para producirlo en serie.

Entonces, ¿cómo funciona?

Pues bien, el sistema de celda de flujo que alimenta cuatro motores eléctricos del vehículo deriva energía a partir de la reacción electroquímica creado por dos soluciones electrolíticas.

La electricidad se almacena y entonces lo distribuye cuando sea necesario por los súper condensadores.

Todavía no hay información de que material anti corrosivo llevara el motor, y todavía no se ha hablado para exportarlo a Estados Unidos, pero sin duda se ve como el auto del futuro. Agua salada no faltará.