Unos portavoces de Volkswagen – el cual está en una feroz lucha contra Toyota por el liderato en la industria automotriz mundial – dijeron que los automóviles propulsados por pilas de combustible de hidrógeno probablemente no tendrán mucho éxito más allá de las fronteras de Japón.

«El gobierno Japonés ofrece $28,500 dólares de incentivos para comprar un vehículo con tecnología Fuel Cell, un precio demasiado alto para que otros países lo sigan,” dijo Shigeru Shoji, presidente de Volkswagen Group en Japón. «El reabastecimiento será impracticable porque el manejo de hidrógeno es un reto y la construcción de infraestructura a cabo será costosa».

En Japón, los vehículos de pila de combustible han ganado el apoyo financiero del gobierno, allanando el camino para este tipo de autos sean beneficiosos al igual que los híbridos, incluyendo el Prius de Toyota.

Los vehículos de pila de combustible, que sólo emiten vapor de agua, ofrecen una de las mejores soluciones para reducir las emisiones de carbono en Japón, dijo Dion Corbett, portavoz de Toyota con sede en Tokio. Él se negó a comentar sobre las declaraciones de Shogi.

«Los costos del sistema de células de combustible son todavía relativamente caro, así que necesitamos el apoyo de subvenciones del gobierno japonés agrego», dijo Corbett.

Corvett también dijo en junio que Toyota espera que Japón, Alemania, California y la costa este de Estados Unidos generen la mayor demanda de vehículos de pila de combustible.

Los modelos híbridos de Toyota dominan el mercado de los vehículos de gasolina-eléctrico, con más de 4 millones de Prius vendidos desde el debut del modelo en 1997.

Japón ha otorgado millones de subvenciones a los compradores de híbridos que ayudaron a impulsar la demanda anticipada para estos modelos.

Los planes del gobierno japonés para apoyar a los autos de hidrógeno van más allá en descuentos para los vehículos. La Organización para el Desarrollo de Nueva Energía y Tecnología Industrial tiene como objetivo hacer del hidrógeno el precio equivalente de gasolina y tener que alimentar las 100 estaciones de hidrógeno en Japón para el 2015.

Toyota ha citado estimaciones del gobierno de Estados Unidos que predicen que el combustible de hidrógeno será inicialmente más caro que la gasolina convencional en los Estados Unidos.

Toyota se asoció con la Universidad de California para modelar los lugares específicos que serían necesarios para manejar una población de más de 10,000 autos con celdas de combustible, y cree que necesita sólo 68 estaciones inicialmente.

El estado de California planea invertir $200 millones para construir al menos 100 estaciones en 2024, con 40 listas para finales de 2016.

El vehículo de pila de combustible de Toyota va a salir a la venta el próximo año, inicialmente en California.

El primer vehículo Fuel Cell in California, fue un SUV Hyundai y ya está en las calles.