El fabricante de automóviles más grande del mundo tenía que sentir el «efecto Tequila», y asomarse a buscar una aventura en el país Azteca. Y según fuentes muy cercanas a la automotriz, ya lo está haciendo.

Según un funcionario de la automotriz, el último de los principales fabricantes de automóviles del mundo sin una planta de ensamblaje completo en México, está explorando el país para los posibles sitios de una futura fábrica de ensamblaje.

Este funcionario de Toyota, que no dio a conocer su nombre, dijo que ejecutivos de la compañía se reunieron esta semana con funcionarios federales mexicanos para las conversaciones preliminares acerca de la adición de una planta en el país.

Una planta de Toyota se sumaría a las inversiones en México que el gobierno dice que incluye $10 mil millones de fábricas anunciadas o abiertas desde que el presidente Enrique Peña Nieto asumió su cargo.

Según la Asociación de la Industria del Automóvil de México, la salida de autos desde México a otros países debe llegar a un récord de 3.2 millones en 2014.

México está atrayendo a fabricantes de automóviles extranjeros debido a los bajos costos laborales y acuerdos comerciales favorables.

Mientras que la falta de una planta de alto volumen de Toyota en México hace de la mayor automotriz del mundo un caso atípico entre sus pares.

Kia, BMW y una empresa conjunta entre Daimler y Nissan han anunciado inversiones de más de 1,000 millones de dólares para abrir nuevas fábricas en México, además de las ya establecidas por varias automotrices.

El tamaño y el momento de una nueva planta de Toyota aún no se han decidido, y la búsqueda se extiende por varios estados.

«Siempre estamos evaluando oportunidades en América del Norte en demanda del mercado, pero no se han tomado decisiones”, dijo Tania Saldana, portavoz de Toyota.

«Prácticamente todas las empresas están ahora en México», dijo la asociación Director General Fausto Cuevas en una conferencia de prensa. «México ha demostrado que es un excelente fabricante de vehículos, piezas de automóviles y componentes.»

Toyota ahora tiene un punto de apoyo en México. Mazda, cuya planta de Guanajuato producirá su primer auto en enero, llegó a un acuerdo para construir 50,000 vehículos Toyota por año.

Toyota también dirige una pequeña fábrica pickup Tacoma, cerca de Tijuana, pero no se considera una planta de montaje completa.

Gracias a sus acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, México podrá ser pronto el exportador de autos más grande del mundo.