Mercedes Benz recibió una licencia requerida en California para llevar a cabo pruebas en el tráfico diario, dijo en un comunicado un portavoz del fabricante.

En otra competencia entre automotrices, Mercedes Benz, el tercer mayor fabricantes de vehículos de lujo, ha seguido a Audi, el segundo, en obtener una licencia para poner a prueba los vehículos auto conducción en las carreteras de California. Todavía no hay signos del primer fabricante de vehículos de lujo BMW, aunque los analistas piensan que pronto los seguirá.

Este es un nuevo signo de como los fabricantes de automóviles de lujo compiten por un mercado que se prevé tenga un crecimiento de 87 mil millones dólares en el 2030.

El anuncio se produce dos días después de que representantes de Audi dijeran que la automotriz recibió el primero de los permisos en el estado.

Las regulaciones de California requieren que cada vehículo de pruebas tiene que ser respaldado por al menos 5 millones de dólares de cobertura de seguro.

El esfuerzo es necesario para probar la tecnología y demostrar a los reguladores y los consumidores de que el sistema de auto conducción es seguro.

Mercedes Benz dijo que está utilizando una configuración de «cloud computing» para proteger a los datos, como el uso de enlaces móviles y software expandibles en los vehículos, ya que la industria se prepara para los viajes sin conductores.

Los elementos de la tecnología permitirán a las personas del vehículo controlar la cantidad de sus datos que estarán disponibles mientras están en la carretera. Los conductores también tendrán la opción de borrar la información de forma automática, una vez que hayan dejado el auto.

La protección de la información será la clave para ganar la aceptación del cliente, con confort y seguridad, dijo el portavoz de la automotriz.

Se pronostica que la tecnología para los vehículos de auto conducción pueda convertirse en un mercado de $87 mil millones en el 2030, según Lux Research con sede en Boston.

Eso provocó a los fabricantes de automóviles y las aseguradoras a buscar la forma de evitar que los hackers obtengan acceso a la información, o incluso el secuestro de vehículos por control remoto.

Mercedes probó un sedán Clase S con auto conducción por 60 millas en la vía pública en Alemania el año pasado, mientras que la subsidiaria de vehículos pesados Daimler también está desarrollando camiones automatizados.