NUEVA YORK.- La expresión de violencia doméstica más desencarnada se evidenció al conocerse el video en el que el jugador de los Ravens de Baltimore, Ray Rice, golpea salvajemente su esposa.

Ante la inacción de la Liga Nacional de Fútbol a un hecho a todas luces reprobables, en forma tardía pero al fin reacción, el Comisionado Roger Goodel reconoció que “durante las últimas semanas, hemos visto muchos errores de la NFL; y eso comienza conmigo; tenemos que cambiar”.

Pero la respuesta tardía, y considerada como débil por los expertos, del Comisionado sigue quedando sólo en eso, palabras y ya ha anticipado que no piensa renunciar al cargo.

Lo que si anticipó el directivo es que se darán cursos, conferencias o seminarios sobre violencia doméstica para procurar que estos incidentes no vuelvan a repetirse, pero se olvida –en esta decisión- que el machismo es una enfermedad que ha estado presente en la sociedad desde hace mucho tiempo.

El incidente que involucra a Rice no es un asunto nuevo ni mucho menos, pero pone a prueba a la NFL, como sucedió en el sonado caso de Donald Sterling, y sus expresiones racistas hacia losa afroamericanos en la Liga Nacional de Básquetbol (NBA).

Curiosamente, en esta página la nota principal se refiere a la gradual, aunque aún muy lenta, incorporación de las mujeres al fútbol sóccer, pero estos casos revelan que todavía falta mucho por evolucionar en el deporte, en pleno siglo XXI.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com