WASHINGTON.- Encontrar “el equilibrio entre la familia y el trabajo es un asunto pendiente y universal” que preocupa a todas las mujeres, con independencia de su origen o clase social, aseguró a Efe la asesora económica de la Casa Blanca, Betsey Stevenson.

“La inserción y mantenimiento de la mujer en el mercado laboral es clave para impulsar el desarrollo económico del país”, explicó.

Para ello, las políticas encaminadas a facilitar el cuidado y la educación de la primera infancia, así como a incentivar los permisos de maternidad pagados, “son medidas clave que benefician a todos”, dijo la asesora del presidente Barack Obama.

La congresista demócrata y presidenta del Caucus de Mujeres de la Cámara de Representantes, Donna Edwards (Maryland), aseguró a Efe que un porcentaje importante del ingreso de las familias se destina a costear los gastos de la guardería de los niños hasta los cuatro años, que en promedio puede alcanzar el 35 por ciento.

Con frecuencia las mujeres se ven obligadas a sacrificar su carrera profesional porque les sale más barato quedarse en casa para cuidar de los hijos que enviarlos a una guardería, explicó Edwards.

En Maryland, puntualizó la congresista, el costo anual de enviar a un hijo a la guardería asciende a 12.936 dólares al año, que equivale a la matrícula anual de la mayor parte de las universidades del país.

Para muchas familias, “el gasto del cuidado de los hijos durante los primeros años es tan elevado” que las mujeres se ven obligadas a renunciar a su empleo y dedicarse exclusivamente al cuidado de los hijos, enfatizó Stevenson.

En este sentido, el costo de no hacer nada para remediar esta situación que coloca a las mujeres en desventaja es elevado “no solo para ellas, sino también para el desarrollo de los niños y para el crecimiento económico del país”, añadió la asesora de Obama.

Además de vulnerar el bienestar de las familias de bajos ingresos, ésta situación también afecta a la clase media en general, aseguró Stevenson, sobre todo cuando ven sus gastos en aumento y sus ingresos mermados porque dejan de contar con el aporte de uno de los sueldos al presupuesto familiar.

Según la oficina del censo, el número de madres en Estados Unidos asciende a 85 millones, con una media de 1,9 hijos por cada madre en los últimos años, respecto a los 3,7 en 1960.

En cuanto a la distribución por origen, son las hispanas las que suelen tener más hijos, con un promedio por encima de la media, de 2,2 hijos por madre.

Las medidas para incentivar las licencias de maternidad pagadas y la educación de la primera infancia figuran entre las prioridades del Gabinete de Obama, aseveró Stevenson, que explicó que se prevé que tengan un mayor impacto entre las hispanas, caracterizadas por percibir salarios muy bajos y escasos beneficios sociales.

En este sentido, Obama anunció a principios de octubre que uno de los objetivos de su Administración es mejorar la calidad y el acceso asequible de la educación infantil.

Con el aumento de la inversión en la formación y el desarrollo de los niños desde una edad temprana, “Estados Unidos debe volver a liderar el mundo” en cuanto a la calidad y el acceso a la educación, enfatizó el presidente.

Con esta medida se prevé disminuir los costos para las familias de bajos ingresos y mejorar la calidad de la enseñanza preescolar entre la comunidad hispana, para crear oportunidades de educación superior de este colectivo.

EFE

Ellatinoonline.com