WASHINGTON ,D.C..- Un total de 145 localidades y regiones tribales se han sumado a la iniciativa “El Guardián de Mi Hermano” para mejorar la educación de las minorías, entre ellas Ferguson (Misuri), que este verano fue escenario de disturbios debido a tensiones raciales, informó hoy el Gobierno.


Los compromisos marcan una nueva fase en la iniciativa “El guardián de mi hermano” (My brother’s keeper), lanzada en febrero por el presidente Barack Obama para combatir el fracaso escolar entre los niños hispanos y negros.


“Lo que anunciamos hoy no es un nuevo plan federal, sino una llamada a la acción” a los líderes locales de todo el país, dijo a periodistas el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), Julián Castro.


Entre las localidades que se han sumado está San Antonio (Texas), de la que Castro fue alcalde hasta hace apenas unos meses, algo de lo que el funcionario se mostró “muy complacido”.


También está en la lista Ferguson, la localidad que recientemente vivió graves disturbios a raíz de la muerte del joven afroamericano Michael Brown presuntamente a manos de un policía blanco, y la Administración confió en que su adhesión a la iniciativa mejore las oportunidades de los jóvenes para reducir así las tensiones.


“Lo que queremos es lidiar con las circunstancias en las que se encontraba Michael Brown: mejorar la interacción entre la comunidad y la policía, o solucionar el hecho de que mucha gente no tenía las oportunidades que debía y acabó en un enfrentamiento con la policía”, indicó el director del grupo de trabajo de “El Guardián de Mi Hermano”, Jim Shelton.


Cada una de las localidades que se han sumado se comprometen a desarrollar, en el plazo de seis meses, un plan para cumplir al menos uno de los objetivos que persigue la iniciativa.


Entre ellos están que todos los niños entren a la escuela preparados física, social, cognitiva y emocionalmente; que todos los niños puedan leer cuando estén en el tercer grado, que todos los jóvenes se gradúen del instituto, y que todos los jóvenes completen su educación o formación más allá de la secundaria.


También incluyen que todos los jóvenes que no estén estudiando tengan empleo, y que todos los jóvenes estén seguros de la amenaza de los crímenes violentos.


Entre las localidades que se han sumado al programa están San Francisco, Los Ángeles, Sacramento, Santa Ana y Oakland (California); Atlanta (Georgia); Denver (Colorado); Orlando (Florida), Fort Worth (Texas), Nueva York (Nueva York) y Washington (Distrito de Columbia).

EFEUSA
llb/pa