General Motors emitió tres órdenes de retiros más, que abarca más de 60 mil vehículos. Sólo uno es para una configuración de encendido que se apaga mientras se conduce.

El primero de los retiros abarca al Pontiac G8 del 2008 al 2009 y el Chevy Caprice Police Patrol Vehicle del 2012 al 2013 por un problema donde la rodilla del conductor puede pulsar la tecla y moverlo de la posición de encendido a la posición ACC, haciendo perder potencia en los frenos, la dirección y posiblemente las bolsas de aire.

Los representantes de GM dijeron que ha habido un accidente por esto, pero que no hubo heridos. Alrededor de 47 mil vehículos se ven afectados.

El segundo retiro abarca los Cadillacs STS-V CTS-V del 2004 al 2007 y 2006 al 2007, y en este caso, una terminal del módulo de la bomba de combustible sobrecalentamiento es el culpable.

Los representantes de GM dijeron que la perilla se puede fundir haciendo que la bomba tenga una fuga de combustible, lo que lleva a un peligro de incendio.

En este caso poco más de 10 mil unidades se ven afectadas, y no se han reportado lesiones. GM reemplazará el módulo y tanque de combustible.

Por último, el Chevy Sonic del 2014 puede tener una conexión eléctrica suelta en la columna de dirección que podría afectar el airbag del lado del conductor.

GM dice que si la conexión está presente y la luz del airbag se enciende, la bolsa sólo se despliega en una sola fase en lugar de dos etapas. GM no sabe de ningún accidente, lesiones o muertes causadas por el tema del airbag.

Eso totaliza 74 retiros del mercado para GM este año, que cubren más de 26 millones de vehículos. Propietarios afectados siempre pueden llamar a la línea directa de seguridad NHTSA al (888) 327-4236.