Refrescantes, cómodos, juveniles pero siempre elegantes. Así se puede resumir la nueva propuesta de vestidos de novia 2015 que el venezolano Ángel Sánchez presentó el 9 de octubre en Nueva York para ese día tan importante en la vida de una mujer.

La propuesta, que ha llamado “Falling in Love”, para complacer desde una novia tradicional o aquella que opte por casarse en una playa o crucero, se destacó por los encajes y las aplicaciones de flores en vestidos ceñidos al cuerpo o de tradicional volumen, algunos palabra de honor, cuello uve, pero todos sin mangas.

Para esta colección de doce vestidos, en los que se decantó por el absoluto blanco -en otras ocasiones ha incluido azul y amarillo tenues-, el modisto dejó que “el amor” fluyera “libremente” y le guiara para el diseño de sus vestidos de novia.

“Es una colección muy romántica. Traté de no meter mucho un tema, sino dejarme llevar de una manera muy libre durante el proceso creativo”, le dijo Sánchez a Efe.

El modisto, que ha vestido de novia a varias famosas, entre ellas Eva Longoria, aseguró que no se planteó elegir un tema como inspiración para su nueva propuesta porque “el amor es inconsciente, algo que no razonas y quise fluir. Cuando uno más enamorado está es cuando eres más joven”, afirmó.

“El romance está aquí. Es una colección acerca del amor y de sus variantes y no quise crearme ningún tema que me limitara”, afirmó el venezolano, que debutó con su colección de vestidos de novia en 1999.

Esa etapa juvenil, según Sánchez, “es el momento supremo del amor” y está reflejada por ello en sus juveniles vestidos, algunos con escotes en la espalda hasta la cintura o en uve al frente, bajo transparencias de encajes de pequeñas flores, que también se ven en la parte superior de los hombros.

Chantilly, seda, organza y crepé fueron algunos de los tejidos elegidos por Sánchez, que presentó su segunda colección de novias de este año.

COMO UNA SEGUNA PIEL

Los vestidos que Sánchez llevó a la pasarela, entre los que no faltó una pieza corta para las menos tradicionales, tenían colas no muy largas que le permiten a la novia desfilar con tranquilidad hacia el altar o disfrutar de la fiesta.

“Trato de evitar el traje de novia estructurado, pesado, incómodo. La novia tiene que estar muy relajada con su vestido, confortable en el momento de la boda. Un vestido incómodo puede arruinar su boda”, afirmó.

Los encajes, presentes en la mayoría de las piezas, “son sinónimo de la novia”, dijo este experto. “El tema es cómo usarlo de una manera que luzca fresco y moderno. Las transparencias son insinuadas y muy delicadas”, recalcó.

“Es una colección pequeña y los doce vestidos representan todo lo que las novias esperan de mí, entre lo moderno y lo clásico”, indicó el venezolano.

EFE

Ellatinoonline.com