Chrysler está retirando del mercado un estimado de 184,215 SUVs nivel mundial debido a un posible cortocircuito que podría desactivar los airbags y los pretensores del cinturón de seguridad.

Unos representantes de Chrysler dijeron que un corto circuito puede ocurrir en el módulo de control de sujeción de los ocupantes en determinados Dodge Durango y Jeep Grand Cherokee SUVs del 2014.

El fabricante de automóviles dijo que no tiene conocimiento de las lesiones o accidentes relacionados con el tema.

El retiro cubre 126,772 vehículos en los Estados Unidos, 8,106 en Canadá, 3,722 en México y 45,615 son fuera de América del Norte.

Los representantes de Chrysler dijeron que asesoraran a los clientes afectados cuando se puede programar el servicio, que consiste en reemplazar el módulo de control de sujeción del ocupante hecha por Robert Bosch.

La misma parte fue responsable de un retiro septiembre de más de 850 mil vehículos de Ford.