Hola, me imagino que eres un ciudadano hispano, de esos que como mi prima Purificación, nunca te levantarás de tu silla para ir a votar.

O quizás eres como Arquímedes -pariente político de la tía Filomena- que está confiado en que los latinos somos una fuerza arrolladora en este país.

Pues mi estimado Arquímedes -sorry- estás montado en el burro equivocado.

Este país le reconocerá a la comunidad latina, fuerza y poder, el día que demostremos -con nuestros votos- nuestra capacidad de organizarnos y luchar por nuestros derechos.

En otras palabras, más vale una familia hispana que vota, que mil familias que marchan.

En este país sólo cuentan: los dólares que ganas y los votos que eres capaz de conseguir para una buena causa.

Con respecto a la Purificación, va el siguiente mensaje: Querida prima, deja de inventar nuevas disculpas para no ir a votar. Tu catálogo de excusas es imperdonable. “Que el 4 de noviembre va a hacer frío”. “Que no hay por quién votar”. “Que mi solitario voto no va a cambiar nada”. “Que estos políticos te piden el voto y no vuelven a aparecer…”

En Estados Unidos hay 215 millones de votantes. De ellos, 24 millones son latinos. Eso representa un poder político del 11%.

Pero ese “supuesto poder” no existe, porque los hispanos somos indiferentes y perezosos para votar.

¿Quieres saber por qué diablos discriminan e irrespetan a los hispanos? Aquí va la respuesta.

Para las votaciones de este 4 de noviembre, se calcula que de cada 100 blancos, 49 saldrán a votar.

De cada 100 afroamericanos, 44 votarán.

¿Y nosotros los latinos? De cada 100 hispanos habilitados para votar, apenas 31 paisanos aparecerán en los recintos electorales. (Los 69 latinos restantes se inventarán nuevas disculpas para no votar, tal como lo hace, cada dos años, mi prima Purificación).

¿Necesitas otra prueba del poder del voto?

Si los latinos tenemos el 11% del poder electoral, en Estados Unidos, deberíamos tener el 11% del poder político.

En otras palabras, de los 100 senadores en Washington, 11 deberían estar defendiendo las causas hispanas.

Pero la realidad es vergonzosa: sólo hay 3. De ellos, apenas 1 demócrata, Bob Menéndez de Nueva Jersey, y 2 republicanos, Marco Rubio, de Florida y Ted Cruz, de Texas, que por lo que han demostrado, no nos quieren a los hispanos.

En la Cámara de Representantes, que tiene 435 miembros, deberíamos tener 48 congresistas latinos.

Pero la realidad es que sólo tenemos 28. De ellos, 23 demócratas y apenas 5 republicanos.

Así que, mi querido paisano, la suerte de la raza está en tus manos.

Levántate ¡Carajo! de esa silla y este 4 de noviembre madruga a votar.

No mendigues una reforma migratoria. Demuestra que posees el poder político para exigirla.

No te quedes mirándome, sin hacer nada, con tu voto podrás cambiar la situación de tu raza.

¡Levántate! Invita a otros paisanos y familiares a votar!

(fin)

VERBATIM

“En las dictaduras es más importante la minoría que cuenta, que la mayoría que vota”

Por: © 2014 Armando Caicedo

www.Humor.US.com