LOS ÁNGELES.- Más de 130 personas que se declaran víctimas de Herbalife anunciaron eque han presentado quejas ante la Fiscalía General de California, en busca de “justicia” por las “prácticas depredadoras” de la empresa en las comunidades de bajos ingresos.

Reunidos en el tradicional Parque MacArthur, frente al Consulado General de México en Los Ángeles, más de 30 distribuidores de Herbalife confirmaron que han solicitado a la fiscalía de California que actúe en lo que ellos llaman una estafa tipo pirámide.

Ante estos ataques que se han venido repitiendo en los últimos dos años, Herbalife ha asegurado que “su operación es perfectamente legal bajo un esquema de mercadeo multinivel”.

Las ventas netas de la empresa en el 2012 fueron de 4100 millones de dólares, con un aumento del 18% con respecto al año anterior, según un informe oficial de la compañía, dedicada a la venta de todo tipo de complementos nutricionales.

Enfocada a comunidades minoritarias

Según destacó Laura Padilla, de la organización Club Bahía Acapulco, integrante de la Coalición STOP Herbalife, la compañía se enfoca en las comunidades minoritarias -principalmente la latina- que tienen muy poca experiencia de negocios y sin la capacidad de evaluar los riesgos.

La protesta igualmente destacó que las ventas de productos de la empresa dentro de la comunidad latina representan más del 60% del total de las ventas nacionales en Estados Unidos.

La organización STOP Herbalife, convocante de la protesta, denunció que de cada 100 distribuidores de Herbalife “ochenta y ocho nunca recibirán un pago de la empresa”.

Distribuidores ‘golondrinas’

“Todos los días, 1.184 distribuidores de Herbalife se ven obligados a abandonar California, debido a que no pueden tener éxito en la estructura piramidal de la empresa”, denunció Padilla.

Los activistas señalaron que las quejas ante la fiscalía buscan que la Fiscal General de California, Kamala Harris, “investigue a Herbalife por apuntar hacia las minorías étnicas y por operar un esquema ilegal de pirámide”.

STOP Herbalife también está solicitando que el Fiscal del Distrito de Santa Cruz, Bob Lee, “haga cumplir una orden judicial contra Herbalife lanzada en 1986, la cual exige a la compañía mostrar documentos que permitirían verificar ventas de comercio minorista, y además documentación para demostrar las ventas de los distribuidores y clientes”.

Ver también notas relacionadas:

Investigar a Herbalife

Alcanza a Villarraigoza